Funcinema

Recapitulación de The walking dead: Forget

Por Rodrigo Seijas

(@fancinemamdq)

the_walking_deadATENCIÓN: SPOILERS

Llamativo, un tanto desconcertante y hasta algo fallido episodio de The walking dead, que parece encaminar la quinta temporada hacia una dirección definitivamente arriesgada y posiblemente muy problemática, porque se están tomando decisiones respecto a algunos personajes de las cuales es difícil volver atrás. Más teniendo en cuenta la importancia de esos personajes.

Recordemos que Rick y su grupo habían llegado a Alexandria gracias a las gestiones de Aaron y que estaban tratando de adaptarse a la pacífica vida de allí, luego de estar demasiado acostumbrados al infierno que representaba (y representa) el afuera. El final del anterior episodio, Remember, dejaba entrever que Rick, a pesar de haber sido nombrado sheriff por la líder Deanna –o quizás por eso-, comenzaba seriamente a pensar en apropiarse del lugar, básicamente “por el bien de todos”. En Forget ese plan empieza a consolidarse con la ayuda de Daryl, Carol y Sasha, aunque serán las últimas dos las más dispuestas a plegarse al asunto. Daryl finalmente cederá frente a los intentos de Aaron por incorporarlo a la vida “normal”, lo mismo que Glenn, Maggie, Carl, Noah, el Sargento Ford, Rosita e incluso Michonne.

De ahí que el capítulo se centra particularmente en reflejar el malestar o el corrimiento que experimentan el trío Rick-Carol-Sasha respecto a la vida idílica que les propone Alexandria, aún cuando puedan encontrar en sí mismos herramientas para adaptarse. Y hay que decir que unas cuantas son de trazo grueso –la del comienzo, donde Sasha practica tiro al blanco con retratos familiares que encontró en una casa, roza lo inverosímil- o coloca a los personajes en posiciones que no guardan coherencia con sus historias previas -¿de dónde salió esa sutil pero cruda intimidación de Carol a un niño que había amenazado con ir a contarle a su madre que ella había irrumpido en el arsenal del lugar? ¿Dónde quedó la Carol que sufría y a la vez necesitaba de la maternidad?-. Sasha, hay que decirlo, empieza a recordar demasiado a cierto personaje de Nacido para matar, mientras que lo de Carol es cuando menos desconcertante.  En cuanto a Rick, se puede reconocer una mayor ambigüedad y sutileza, en un proceso en el cual hasta la misma serie pareciera estar buscando descifrar a su personaje, con instancias donde él parece aceptar su lugar en la comunidad y otros, como la escena final, donde surge la necesidad individual –su tensión romántica con Jessie es palpable pero llevada con bastante altura- y esa conexión difícil de abandonar con el afuera –el plano final, donde se lo ve sintiendo la presencia de un caminante del otro lado del muro, es magnífico en la inquietud que provoca-.

Y encima tenemos ese plan de fondo para quedarse con Alexandria, que puede entenderse desde ciertos factores que ha exhibido el camino de los protagonistas durante toda la serie, pero que cuando se analiza el panorama general y la actualidad del grupo en Alexandria, no deja de gozar de un fuerte halo de arbitrariedad, como si hubiera la necesidad por parte de los realizadores de generar un conflicto donde en verdad no lo hay. Habrá que ver cómo se va encauzando todo en los tres últimos capítulos de la temporada. Mientras tanto, Forget deja un sabor un tanto amargo.

Comentarios

comentarios

Comments are closed.