Funcinema

Navidad en 8 bits

Título original: 8-Bit Christmas
Origen: EE.UU.
Dirección: Michael Dowse
Guión: Kevin Jakubowski, basado en su propia novela
Intérpretes: Winslow Fegley, Neil Patrick Harris, Steve Zahn, June Diane Raphael, Bellaluna Resnick, Sophia Reid-Gantzert, Che Tafari, Santino Barnard, Max Malas, Brielle Rankins, Braelyn Rankins, Cyrus Arnold
Fotografía: Samy Inayeh
Montaje: Trevor Ambrose
Música: Joseph Trapanese
Duración: 2021
Año: 97 minutos
Plataforma: HBO Max


8 puntos


HOW I MET YOUR NINTENDO

Por Mex Faliero

(@mexfaliero)

No solo por la presencia de Neil Patrick Harris, quien con Barney Stinson inventó una de las criaturas más recordadas de la historia de la sitcom, sino porque la estructura narrativa se construye a partir de un relato en off que un padre le cuenta a su hija, hay algunos paralelismos entre la serie How I met your mother y esta Navidad en 8 bits. En primera instancia, el propio relato (aquí las desventuras de un pibe en los 80’s para conseguir una Nintendo) que puede volverse maleable y manipulable para acomodarse a los requerimientos del interlocutor de turno, pero además por un aire extremadamente sensible que tiene vínculo con la materialidad de los recuerdos, el carácter emotivo de lo evocativo y, también aunque no menos importante, su propia esencia mítica. En definitiva no importa tanto si lo que ocurrió fue tal cual se lo cuenta, sino más bien lo que ha quedado de aquella experiencia y, claro que sí -porque este no deja de ser un relato navideño-, el aprendizaje que sacamos de la historia. En definitiva, que se imprima la leyenda.

Un detalle no menor en esta película es la presencia del canadiense Michael Dowse detrás de cámaras, de quien a esta altura de la vida ya podemos decir que el tiempo de la comedia atraviesa su torrente sanguíneo. Con una filmografía bastante extensa, siempre parado en el territorio de la comedia, sus películas pueden abordar diversas estéticas, de la nostalgia de Una noche para no olvidar, a lo romántico de ¿Solo amigos?, lo deportivo de Goon o la buddy movie de Stuber y Coffee y Kareen, y sin embargo nunca falla (véanlas, son todas buenísimas). Ni siquiera aquí, donde los riesgos de la sensiblería de la comedia familiar navideña empantanarían a más de uno. Pero Dowse no encuentra mejor forma para ser efectivo en su cine que ser fiel a sí mismo, y eso es suficiente, porque conoce los recursos del género como pocos, porque sabe construir personajes queribles aún en sus miserias y porque los universos que elabora son autónomos, con reglas precisas, reconocibles para el espectador, pero tomando caminos que lo invitan a estirar un poco los límites.

En Navidad en 8 bits tenemos un relato dentro de otro relato. En primera instancia una hija que va con su padre a la cena navideña en casa de los abuelos, y que se sorprende cuando descubre la vieja Nintendo del progenitor. Eso desencadena la curiosidad y la aparición de ese otro relato, ambientado en los 80’s, con la infancia del padre marcada por la necesidad y los apresuramientos de una familia de clase media y laburante. En la película se cruzan temas importantes y otros tan simples como universales: el materialismo y la pulsión consumista de la Navidad, la diferencia de clases marcada alrededor de los objetos, la amistad infantil, sus códigos, las militancias contra la tecnología, los vínculos entre padres e hijos, las relaciones de hermanos, incluso la hiper-textualidad que ofrecen siempre los guiños pop. Y todo esto sin orden de relevancia, envuelto en una aventura infantil narrada con un gran timing y repleta de situaciones imaginativas y divertidas, con un casting de pibes realmente maravilloso y Steve Zahn y June Diane Raphael como los padres del protagonista, que construyen dos personajes encantadores y sumamente queribles.

Para su epílogo, Navidad en 8 bits se reserva el giro navideño, ese momento donde la comedia y la aventura dan paso a la emoción, aquí manejada con elegancia por Dowse, que puede ser feroz y salvaje por momentos, que puede recurrir a lo escatológico, pero que se nunca se olvida del encontrar el alma de sus criaturas. Aquí un final un poco amargo, como para dejar en claro que la nostalgia va siempre acompañada del sentido de pérdida. Que si para algo sirven estas fechas, dirá Dowse, es para reencontrarnos con aquellos que no están y sentirlos un poco cerca. Todo dicho con honestidad y sin caer en la chantada sentimentaloide. Por fin una película navideña con el aura de los clásicos.

Comentarios

comentarios

Comments are closed.