Funcinema

MARFICI 2013: desde el fin del mundo hasta los orígenes de la tierra

pluiePor Julieta Paladino

(@mirellablu)

Comprendo que cada cosa sucede por un determinado motivo y a cada paso vamos estableciendo conexiones que nos abren nuevas puertas. Ya no puedo ser objetiva a la hora de escribir una nota, ni siquiera sobre una tarde de festival y de películas. Hay una trama que se teje entre lo que escribo, lo que veo, las personas que voy conociendo y los proyectos futuros y presentes. Sobre todo esto y sobre muchos más temas fue la extensa charla que tuve ayer con la increíble Benedicte Dupin, quien vino al MARFICI a presentar su documental Lluvia, la pluie.

Mi intención no era la de entrevistar a nadie, ni siquiera estaba muy segura de querer salir de casa ayer. Pero lo mejor para una tarde de domingo es abandonar la inercia y más contando con un festival independiente en la ciudad en la que una vive. Fue así que decidí dedicar mi tarde a recordar y recorrer esos hermosos paisajes que tuve la suerte de conocer hace un año en el fin del mundo. Y, particularmente, la extraña ciudad de Punta Arenas, la localidad más al sur del territorio chileno.

De hecho, toda la película de Dupin recorre esas calles, esos paisajes aún salvajes. Con un relato de voz en off en primera persona, la protagonista (ella misma) viste las pieles de una nativa y rescata el espíritu de la selva, de los pueblos originarios invadidos y destruidos por los blancos que, aún hoy, ni siquiera tienen tierras que le sean propias y que se esconden entre la multitud de los “civilizados” sin poder ocultar sus rasgos, su esencia aborigen. “La civilización es lo más burdo que existe”, se nos dirá en un momento, la esencia de todos los pueblos es tan simple y tan honda como las raíces que nos conectan con la tierra y con la energía de lo salvaje, de lo natural.

Con una fotografía bellísima y un lenguaje por momentos de gran lirismo, la artista y su codirector y compañero de ruta, Giacomo Marchetti, presentan una obra maravillosa que instaura varias polémicas sobre el lugar actual de los nativos en la sociedad y de la sociedad misma con respecto a ellos. El tipo del lenguaje usado rompe con lo tradicional del documental y se sitúa en la frontera con lo ficcional y es que, como ella misma expresó, para establecer una polémica con el espectador, “también el tipo de lenguaje con el que me dirijo a él tiene que implicar un quiebre, una ruptura con el dogma audiovisual”.

Fue larga la charla que tuve con Benedicte y con su compañera de habitación, la directora argentina Clara Frías, quien este jueves presentará en el MARFICI la película experimental Teoría de cuerdas. Después de tantos relatos y un café, las tres fuimos a ver el último documental de la noche, con una temática muy relacionada con el de Dupin. Se trataba de Calafate, zoológicos humanos, el cruel relato de lo que sucedió a fines del Siglo XIX en el sur de nuestro continente y en Europa: el secuestro de varios grupos de aborígenes para ser expuestos en zoológicos de París, Berlín, Leipzig, Zurich y otras ciudades europeas. Los realizadores hicieron un viaje buscando fotografías, testimonios y hasta los objetos y los restos de esas pobres personas que fueron puestas cruelmente en vidriera para entretenimiento del europeo. También contactaron a las descendientes de estos pueblos y pudieron hacer una conexión para que los restos regresen al fin del mundo. Con un relato bastante lineal, una cámara por momentos invasiva con respecto a las emociones de los descendientes, pero con muy buenas intenciones y un espíritu de denuncia sobre los hechos pasados, sobre la gran burocracia del gobierno chileno y con la intención de poder brindar una redención a las heridas de los pueblos originarios, se trata de un documental realmente muy interesante y que merece una gran distribución. Es una historia tan reciente como aberrante, estas cosas no pueden volver a suceder en ningún lugar del mundo y para que esto no pase, se tiene que dar a conocer.

Salimos todos de la sala sin palabras, ni siquiera fuimos capaces de aplaudir frente a una historia tan triste. Me despedí de ambas realizadoras y ya me puse en contacto digital con Benedicte, que me conecta con mi próxima aventura documental, mi siguiente viaje. Entre tantas cosas que pude hablar con esta mujer increíble, que ha navegado en velero muchísimas veces los mares del fin del mundo junto a su compañero Giacomo, supe que ella, hace muchos años, conoció a Alejandro Jodorowsky, él le tiró las cartas en su lejana París. Me reconfirmó que se trata de un hombre con una sabiduría increíble y le conté que muy pronto, en una semana exactamente, partiré sola en un viaje mochilero hacia Tocopilla, pasando por Salta y Jujuy, para reencontrarme yo también con raíces energéticas de nuestra tierra y para llegar el 31 de agosto al estreno de La danza de la realidad. Muy pronto les estaré contando acerca de esta travesía, llevaré conmigo lo esencial: la mochila, la bolsa de dormir, la cámara y los saludos de Benedicte para Alejandro.

Comentarios

comentarios

1 comment for “MARFICI 2013: desde el fin del mundo hasta los orígenes de la tierra