Funcinema

VENECIA 2011: Mauro Andrizzi presentó Accidentes gloriosos

Definido como “un psicodélico ejercicio de surrealismo cinematográfico que juega con lo onírico para buscar la belleza de lo accidental”, el director marplatense Mauro Andrizzi presentó hoy en el 68° Festival Internacional de Cine de Venecia su último trabajo, Accidentes gloriosos.

La película ofrece una hora de narración casi hipnótica a través de una voz en off que repasa las oníricas historias de varios personajes que muestran sus obsesiones, sus perversiones e, incluso, sus instintos sexuales. Es la vuelta del realizador a la sección Horizontes tras su éxito del año pasado con En el futuro.

Accidentes gloriosos está codirigida por el sueco Marcus Lindeen. Junto a Andrizzi volvieron a abordar en blanco negro una sucesión de historias de distintos personajes como ya hiciera con En el futuro, en la pasada edición de Venecia se llevó el León Gay, el premio a la mejor película de temática homosexual.

“Cuando nos conocimos por primera vez en Copenhague vi que teníamos muchas cosas en común. Los dos hemos estado trabajando mucho con el tema de los documentales. Eso es algo que nos unió, además de la pasión por la ficción», indicó Lindeen durante la rueda de prensa de presentación del filme.

«Nos sentamos en un apartamento durante unas dos semanas y una cosa llevó a la otra. Fue como una cosa de conexión mental (entre los dos) y en ese proceso algo sucedió. Estábamos flotando en el mismo nivel, es una especie, no tanto de espacio onírico, sino quizá más de surrealismo», agregó Andrizzi.

CHINA Y TODD SOLONDZ

El chino hongkonés Tao jie, una película basada en hechos reales que ha removido conciencias y sentimientos con una historia en la que la vejez, la familia y las relaciones humanas se enfrentan con la realidad, ha convocado la emoción al Festival de Venecia.

Por su parte también se vio hoy Dark horse, la última de Todd Solondz, menos sarcástica e hiriente que Felicidad, pero en la que sigue ahondando en el lado más descarnado del ser humano. El film gustó, en líneas generales, aunque algunos se sintieron decepcionados.

Tao jie cuenta la historia de Ah Tao, una mujer adoptada en su infancia, apartada de su familia en la adolescencia y que lleva 60 años trabajando de criada para la misma familia. Un infarto le provoca una discapacidad física que la lleva a querer ser ingresada en una residencia de Hong Kong.

La historia impresionó a la directora cuando la conoció y por ello quiso llevarla al cine con la ayuda de Roger Lee, el hijo de la familia al que Ah Tao cuidó toda su vida y que trabaja en el proyecto como productor ejecutivo, según explicó la realizadora en conferencia de prensa posterior.

En el caso del film de Solondz, estamos ante un retrato complejo de un inútil social que vive bajo el cobijo de unos padres que le han consentido todo sin forzarle a salir de la adolescencia permanente en la que se ha instalado. Ha sido definida como una historia «emotiva y muy triste» pero al mismo tiempo realista y con toques de humor surrealista.

La coprotagonista, Selma Blair, afirmó que es una historia con unos personajes perfectamente reales pese a ese aspecto lánguido y aplanado que muestran en parte del filme y consideró «muy refrescante» poder trabajar en las historias de Solondz.

«La gente puede ser muy aburrida y trágica en la vida real», afirmó la actriz estadounidense para quien su personaje en Dark horse es una especie de continuación del que hiciera con Solondz en Storytelling.

GRAN CINE DE ESPIAS

Muy buena recepción tuvo el film Tinker, tailor, soldier, spy, una historia de espías en la guerra fría a la que el director, Tomas Alfredson, y los actores, Gary Oldman, Colin Firth o John Hurt, han sabido dar el tono exacto. La película está basada en una novela de John Le Carré.

El director de Criaturas de la noche realiza todo un ejercicio de contención y de ritmo para contar una complicada historia de espías en la que ninguno de los personajes es lo que parece. “Me inspiro en la pintura y en la música», explicó el director sueco, quien ha contado con un guión que funciona a la perfección y unos actores que han entendido totalmente sus personajes.

«En el pasado he interpretado a personajes bastante frenéticos y que se expresaban de forma muy física. Ahora he tenido la oportunidad de interpretar algo muy diferente», explicó Gary Oldman en la rueda de prensa de presentación del filme.

FRANCO Y SAL MINEO

El actor James Franco ha querido recuperar la figura del actor Sal Mineo con una película con aire documental proyectada en la sección Horizontes. Mineo pasó de ser una de las cinco mayores estrellas de Hollywood a estar apartado por su homosexualidad y murió asesinado con sólo 37 años.

«Quería contar la historia por Sal pero también por cualquier artista que se haya encontrado en la misma posición», explicó Franco en una rueda de prensa. Sal cuenta lo que pasó en los últimos días de la vida de Mineo con la mayor exactitud posible pero al mismo tiempo sin ser literal.

Es «una aportación emocional al personaje que yo hago», explicó Franco, que agregó que ha hecho muchas películas de biografías y no está interesado en la literalidad. Fue precisamente en unos de esos biopics que el actor protagonizó sobre James Dean en 2001 cuando comenzó a interesarse por la figura de Sal Mineo.

«Siempre ha habido muchos rumores sobre su vida, muchas informaciones contradictorias y esa es una de las razones por las que hemos hecho la película como la hemos hecho», explicó Franco. Como director, el actor ha aportado Good time Max o el documental The broken tower sobre el poeta Hart Crane.

BUEN BALANCE

La 68ª edición ha llegado a su ecuador y lo ha hecho con un gran balance cinematográfico, con varias películas interesantes, según ha destacado la crítica especializada, con Carnage como la gran favorita.

También ha gustado mucho The ides of march, dirigida por George Clooney y con un acertado análisis de la vileza política, aunque más defensores tiene Shame, la segunda película del británico Steve McQueen, una historia de adicciones y soledad, muy dura y con un trasfondo amargo.

Por su parte parece alejada de los premios la cinta de Cronenberg, A dangerous method, no por su falta de calidad si no por su excesivo clasicismo formal, mientras que Poulet aux prunes, el cuento de la franco-iraní Marjane Satrapi se queda para los aspectos técnicos.

Descartadas, aparecen la taiwanesa Saideke Balai, pese a ser la más cara de la historia del cine de ese país, y la francesa Un été brûlant, de Philippe Garrel y con Monica Bellucci, que recibió los primeros abucheos de la Mostra.

Comentarios

comentarios

Comments are closed.