Funcinema

Recapitulación de Better call Saul: Nippy

Por Mex Faliero

(@mexfaliero)

NdR: Este texto contiene spoilers.

Para los que poníamos en el debe de esta última notable temporada de Better call Saul el estancamiento en que el personaje de Jimmy McGill había entrado, Nippy nos hace cerrar un poco la boca porque nos da una muestra 100% de Jimmy/Saul… ¿o debemos decir Gene? Es más, retoma ese misterioso presente en blanco y negro en Omaha para dejar atrás los asuntos del pasado y llegar finalmente al desenlace de esta historia, que estaba obviamente en los eventos posteriores a Breaking bad. Si la elipsis del capítulo pasado nos llevó de Jimmy a Saul en un abrir y cerrar de ojos, el salto a este capítulo es otra señal de que Vince Gilligan y Peter Gould hacen lo que quieren con nuestras expectativas: para los que suponían que luego de Fun and games llegarían Walter y Jesse, el salto temporal al presente nos pone en otro lugar. Y el capítulo, que podría ser considerado uno de relleno, supera esa calificación por dos motivos: la distinción del blanco y negro le da un tono diferenciado estéticamente, mucho más gracias a la notable fotografía de Paul Donachie que acerca Better call Saul a la textura que lograba Alexander Payne en Nebraska. En Nippy olvídense de Fring, de Kim, de Mike, de los narcos… o no tanto, ya que en determinado momento, y por obligación, Jimmy/Saul/Gene elaborará un monólogo con datos personales que son más sinceros de lo imaginado: la soledad de Gene es angustiante y el pasado le pesa traumáticamente (la variedad de registros que ha exhibido Bob Odenkirk en esta serie es una de las interpretaciones más notables de la televisión reciente). Pero lejos de la oscuridad de los últimos episodios, Nippy es divertido, vivaz, reptil, un capítulo que nos muestra a Saul en toda norma, organizando un robo en el shopping donde trabaja, que es en verdad una trampa para dejar comprometido de por vida a aquel taxista que lo reconoció en el comienzo de alguna temporada pasada. Es decir, este episodio que no parece avanzar la trama demasiado, nos dice en verdad en qué anda Gene, ata un cabo que podría comprometer al personaje y nos amplifica la psicología de un personaje que lucha constantemente con su demonio interior, como queda en evidencia en el último plano. La pregunta es cuánto tardará en aceptar quién es, cuándo dejará de esconderse y quiénes llegarán para complicarle la existencia. ¿Kim? ¿Jesse? ¿El fantasma de Walt? Dirigido por Michelle MacLaren, Nippy fue de una precisión notable, un episodio de planificación y robo que fue aumentando su tensión progresivamente y que nos tuvo al borde de la butaca. Y que además nos regaló notables actuaciones de Pat Healy, Jim O’Heir y Carol Burnett. Quedan tres episodios y ahora sí que no tenemos idea qué puede pasar.


Si disfrutás los contenidos de Funcinema, nos gustaría tu colaboración con un Cafecito para sostener este espacio de periodismo independiente:
Invitame un café en cafecito.app

Comentarios

comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.