Funcinema

24 líneas por segundo: Ejército de Liberación de la Comedia (ELC)

Por Mex Faliero

(@mexfaliero)

«Action Point», con Johnny Knoxville, otra gran comedia incomprendida.

Hace unos días me sorprendía con las repercusiones que tuvo entre la crítica norteamericana el estreno de la comedia Coffee & Kareem. Su porcentaje de aceptación en los sitios que recopilan reseñas de diversos medios es bajísimo: en Metascore por ejemplo es del 35%, mientras que en Rotten tomatoes tiene el 20%. Otro tanto me pasó con Action Point, una comedia con Johnny Knoxville que vi gracias a una recomendación que hizo en A sala llena el colega Javier Porta Fouz: en Metascore tiene el 36% y en Rotten tomatoes el 13%. Y mi sorpresa está relacionada, obviamente, con que ambas son comedias estupendas y que hacen lo que tiene que hacer una buena comedia: ser graciosa, ser imprevisible y estirar los límites de lo correcto. El caso de Coffee & Kareem excede, incluso, los puntajes de la crítica. En las redes sociales se puede leer una inmensa cantidad de opiniones ofuscadas por el nivel de violencia de la película y por las groserías que dice el joven protagonista. Estos jóvenes sensibles llegan a ver una de John Waters y se mueren de un síncope. Aunque puede, también, que la sensibilidad de una comedia de Waters conecte con la sensibilidad actual, y termine siendo cool. Bueno… Locamente millonarios tiene el 74% en Metascore, una comedia horrible y vieja. Pero claro, son los protagonistas son asiáticos. ¡Bienvenida la inclusión y el multiculturalismo! No sabemos qué tiene que ver con el cine, pero bienvenidos. En definitiva termino pensando que existe una desconexión generacional con la comedia: puede ser que la crítica actual esté desconectada de la comedia; o puede ser que cierto tipo de comedia esté desconectada de lo que exigen las nuevas generaciones a la hora de reírse; o puede ser que directamente el desconectado sea yo y me ría con cualquier cosa. Pero también leo que en la semana le cayó el Ejército a un pibe que hizo un chiste con la palabra saqueo en Twitter y termino pensando que el mundo se fue al carajo, que ya es imposible una ironía, que el barbijo llegó para quedarse y ocultar la sonrisa. Que la Juventud Contenidista (leer acá) nos ganó por goleada y que hoy todo tiene que ser solemne y decir algo sin ofender a nadie. Hace unos años escribí este texto (leer acá) donde ya hablaba un poco sobre estas cosas, aunque puede que a los que defendí en ese instante hoy se enojen con lo que digo y los que se sintieron ofendidos ahora se pongan de mi lado porque los estoy entendiendo. Por lo menos me tranquiliza saber que sigo parado en el mismo lugar, el de defender la comedia, algo que a esta altura ya es casi subversivo.

Comentarios

comentarios

Comments are closed.