Funcinema

Vengeance: a love story

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Título original: Ídem
Origen: EE.UU.
Dirección: Johnny Martin 
Guión: John Mankiewicz, basado en la novela de Joyce Carol Oates 
Intérpretes: Nicolas Cage, Anna Hutchison, Talitha Eliana Bateman, Deborah Kara Unger, Don Johnson, Joshua Mikel, Rocco Nugent, Joe Ochterbeck, Carter Burch, Charlene Tilton, Dikran Tulaine, Kara Flowers, Jimmy Gonzales, Cory Scott Allen, Mike Pniewski, Michael Papajohn 
Fotografía: David Stragmeister 
Montaje: Anthony Bozanich
Música: Frederik Wiedmann 
Duración: 99 minutos
Año: 2017


5 puntos


EXTRAÑA MIXTURA GENÉRICA

Por Rodrigo Seijas

(@funcinemamdq)

Una joven madre soltera conoce a un solitario detective en un bar. El encuentro casual amaga con terminar en romance, pero el detective es demasiado serio, o amargo, o tímido, o todo eso junto, y la cosa queda ahí. Luego, la madre, mientras regresa a su casa con su hija, es asaltada y violada. El mismo detective que la conoció queda al frente del caso y, frente a un sistema judicial que falla totalmente en proteger a la víctima y castigar a los culpables, decide tomar la justicia en sus propias manos. De eso trata básicamente Vengeance: a love story, otra de las infinitas incursiones de Nicolas Cage dentro del espectro del cine clase B.

No deja de ser llamativo que Vengeance: a love story deja explícita su apuesta desde el mismo título y elude bastante el lugar común de los thrillers de venganza y justicia por mano propia. De hecho, hay muy pocos tiros y casi todos son disparados por el policía que interpreta Cage. Hay en verdad una mescolanza bastante particular de géneros: un poco de thriller policial, otro poco de romance platónico, algo de drama familiar emparentado con lo materno-filial, unos cuantos elementos de relato judicial situado principalmente en la corte de justicia. En lo esencial, el film de Johnny Martin –basado en una novela de Joyce Carol Oates- apunta a privilegiar los lazos afectivos, centrándose en individuos rotos por la pérdida o el abuso, que buscan recomponerse desde el escape o la violencia.

Claro que Martin no es precisamente un cineasta excelso y el guión de John Mankiewicz (responsable de varios episodios de House of cards) no termina de ser lo suficientemente redondo, con lo que Vengeance: a love story solo adquiere verdadero interés de a ratos, cuando tiene bien claro qué es lo que quiere narrar. La visión lateral de la violencia que hay en el film puede verse en cómo se delinean a los antagonistas: el grupo de violadores y sus familiares (con especial énfasis en la matriarca familiar) son una caricatura absoluta, meros estereotipos descartables. A la película lo que le interesa contar es cómo crece y se consolida ese triángulo afectivo entre el detective, la mujer violada y su hija, pero el compromiso de Cage con su personaje es cuando menos limitado, con lo que la conexión deseada solo surge en pasajes puntuales.

El drama afectivo que es Vengeance: a love story termina razonablemente bien, con algunas elecciones formales bastante inteligentes y acertadas, como la utilización de un espejo como instrumento conectivo. También hay que reconocerle que aunque coquetea con una posición moralista, hay un par de frases que suelta el pragmático abogado que encarna Don Johnson que aporta una bienvenida ambigüedad. Aún así, la sensación general es que estamos ante un film con rasgos interesantes, pero al que le faltaron demasiadas tuercas por ajustar.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Comentarios

comentarios