Funcinema

Martina López Robol: “abordamos cuestiones que hemos atravesado y seguimos atravesando”

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Por Rodrigo Seijas

(@funcinemamdq)

Emilia envidia es una de las tres series web que se están desarrollando con el acompañamiento de la Bienal Arte Joven de Buenos Aires, que contribuirá a la circulación y difusión de las series web ganadoras a través de su página web (donde estarán disponibles para su visualización), redes sociales y en los distintos canales y medios de comunicación masiva que estime convenientes. Las series se estrenarán durante el Festival de la Bienal, a desarrollarse entre el 25 de septiembre y el 1 de octubre.

Creada por Cecilia Pisano, Martina López Robol e Iair Said, se centra en una joven que lleva dos años tratando de terminar su ópera prima, con su frustración creciendo y buscando encontrar su propia mirada. En charla con FUNCINEMA, López Robol, directora y co-guionista, cuenta cómo se concibió el proyecto, el proceso de casting, los desafíos del rodaje y su perspectiva genérica, entre otras cuestiones.

-¿Cómo surgió la idea para el proyecto?

El proyecto surge de las ganas que teníamos con Iair Said de hacer algo juntos, y de retomar el material de un corto que filmé hace unos años pero nunca terminé. Entonces se nos ocurrió resignificar ese material enmarcándolo en una ficción y hablando un poco sobre el mundo del cine y las dificultades que nos son cotidianas como jóvenes aspirantes a directores.

-La premisa de la serie gira en torno a cuestiones vinculadas con la creación y los obstáculos que enfrenta. ¿Se apoyaron en experiencias propias o cercanas para construir la historia?

Sí. La relación con el proceso creativo que se cuenta en la serie, las sensaciones de competencia entre pares, la distancia entre las expectativas en relación al propio desarrollo profesional y la realidad, son cuestiones que hemos atravesado y seguimos atravesando. Además, algunas de las situaciones específicas que se narran nos sucedieron de verdad. Por supuesto que fueron ficcionalizadas, manipuladas y exageradas, y tratando de encontrar la manera más graciosa e incómoda posible de contarlas.

-¿Cuáles fueron los criterios que utilizaron para el casting de la serie?

En el caso de Valentina Rata Zelaya, la protagonista, llegamos a ella a través de recomendaciones de amigos que habían leído el material y se les vino Valen a la cabeza. La conocimos cuando filmamos el piloto para presentar a la Bienal y fue algo como amor a primera vista. Lo que hace en la serie es de una sutileza y una particularidad que a mí por lo menos me conmueve mucho. En cuanto al resto del elenco, tanto Iair como yo trabajamos en casting y nos divierte mucho ese proceso. Lo encaramos con mucha libertad y permitiéndonos probar y armar un rompecabezas diverso, confiando mucho en la intuición como guía. La serie terminó combinando actores con experiencia con gente que quizás venía de otros mundos creativos y se acercaba a la actuación por primera vez.

-¿Cómo fue el proceso de rodaje? ¿Qué desafíos implicó?

El rodaje se llevó a cabo en 10 jornadas a fines de julio. Los desafíos fueron los propios de un proyecto pequeño, de presupuesto reducido. Luchamos un poquito contra el tiempo, y tratando de hacer lo mejor posible con los recursos disponibles. Estoy muy contenta con el resultado. Creo que todos en el equipo se pusieron el proyecto muy al hombro y eso se nota en la calidad del material que obtuvimos.

-¿Cuál es la apuesta genérica de la serie y el estilo que adopta?

La serie es una comedia de humor negro. La protagonista tiene ciertas dificultades y trabas para lidiar con sus emociones de una manera madura o sana y nuestra intención fue generar un humor incómodo a partir de la observación del devenir de Emilia. Nuestras referencias a la hora de escribir y en la construcción del personaje fueron series como Curb your enthusiasm, Girls o Please like me. Creo que podría ubicarse dentro del subgénero que los yanquis llaman “cringe comedy”, con algo de “coming of age” tardío.

-¿Qué horizonte de espectador creen que tiene la serie?

Creo que es una serie que seguramente interpele a un espectador joven, que pueda identificarse con el momento de transición que está atravesando Emilia.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Comentarios

comentarios