Funcinema

El ídolo

Título original: Ya tayr el tayer
Origen: Egipto
Dirección: Hany Abu-Assad
Guión: Hany Abu-Assad, Sameh Zoabi
Intérpretes: Tawfeek Barhom, Kais Attalah, Hiba Attalah, Ahmad Qasem, Abdel Kareem Barakeh, Teya Hussein, Dima Awawdeh, Ahmed Al Rokh, Saber Shreim, Amer Hlehel, Manal Awad, Walid Abed Elsalam, Eyad Hourani
Fotografía: Ehab Assal
Montaje: Eyas Salman
Música: Hani Asfari
Duración: 100 minutos
Año: 2015


4 puntos


UN CONTEXTO VACIO

Por Brian Macchi

(@macchibrian)

Intentando representar la vida de Mohammed Assaf, El ídolo cuenta la historia de este joven nacido en Gaza (Palestina), que de niño soñaba con cantar en el teatro de la ópera de El Cairo para que todo el mundo oyera su voz y que alcanza la fama mediante Arab Idol, el popular concurso de talentos de televisión.

El film muestra parte de su infancia y cómo después de haber sobrevivido varios años en aquel lugar conflictivo de Medio Oriente, logra escapar de su ciudad y llegar a las audiciones para el certamen televisivo. A medida que va avanzando para alcanzar las rondas finales de la competición, deberá afrontar no sólo sus propios miedos sino la esperanza y felicidad que depositan en él todos los habitantes de su pueblo.

Con el imponente contexto del lugar de nacimiento del protagonista, la cinta va narrando los inicios en la música de Mohammed, su primera banda y las distintas dificultades que fue transitando hasta lograr alcanzar el éxito. Lamentablemente, todo es presentado con demasiada velocidad, sin generar un clima acorde, más como una enumeración de hechos que como una construcción dramática sobre la superación humana. Esto implica que el espectador nunca siente empatía por el personaje principal o alguno de los secundarios, en un relato que se vuelve monótono, por momentos sin gracia y hasta vacío de contenido.

Sin embargo, El ídolo acierta en mostrar de manera solapada pero contundente el contexto en el cual se desarrolla la historia. En esos instantes, la película adquiere relevancia al presentar el machismo inserto en la sociedad árabe, las dificultades sociales y económicas del lugar, como también el control militar que se ejerce en Gaza. Sin estos pasajes donde se filtra la realidad, el film se caería a pedazos porque en ningún momento logra transmitir elocuentemente el drama de su protagonista, que ya ha sido visto en muchas oportunidades, pero que -tranquilamente- se podría haber logrado por el contexto y la historia real.

Tan sólo sobre los momentos finales, a través de la utilización de imágenes de archivo (que se encuentran desastrosamente editadas con la “ficción”), El ídolo logra cierta emoción y comprensión sobre lo que significo en verdad lo sucedido con Mohammed Assaf.

Comentarios

comentarios

Comments are closed.