No estás en la home
Funcinema

BERLIN 2015: se exhibieron los nuevos films de Werner Herzog y Jafar Panahi

ramplingRAMPLING: la actriz Charlotte Rampling aportó hoy a la Berlinale un retrato de mujer real con 45 years, un film que explora cuarenta y cinco años de vida conyugal. “Mi película investiga en lo recóndito que puede persistir en una pareja de largo recorrido conyugal, que cree saberlo todo uno del otro, hasta que aparece un factor esencial del que nunca hablaron”, explicó Andrew Haigh, realizador de la película, que es una de las 19 obras que integran la competencia internacional. En ese contexto de neblinas se mueven Rampling y su esposo, encarnado por Tom Courtenay, ambos presentes en Berlín junto al cineasta británico. Rampling es una esposa que “cree saber todo del otro, dominar el escenario”, pero que de pronto se aterra al pensar que siempre hubo una presencia ajena y concluye que esa fue quien determinó las decisiones de ambos, “incluida la de casarse”. El disparador es una carta, donde se comunica al marido que fue hallado el cadáver de una mujer, su novia, fallecida en un accidente en los Alpes suizos cincuenta años atrás. Kate, la mujer que interpreta Rampling, pasa del papel de perfecta esposa, consagrada a preparar la fiesta de su 45º aniversario de bodas, al de amargada mujer incapaz de creer en su larga relación conyugal.

HERZOG, KIDMAN Y FRANCO: El director alemán Werner Herzog dejó en la Berlinale un canto al desierto africano, con las presencias estelares de Nicole Kidman y James Franco sobre su alfombra roja, en Queen of the desert. “Es un homenaje al desierto y los beduinos, a unos escenarios y seres demonizados por los conflictos actuales, pero que encierran una poética deslumbrante”, afirmó Herzog sobre la película, una superproducción rodada en inglés. El vehículo transmisor del tributo es Gertude Bell, la escritora y exploradora británica determinada a cabalgar sobre las dunas mientras su Imperio busca repartir el Oriente Medio como un pastel entre las potencias colonizadoras, por supuesto sin contar con sus habitantes. “La química entre nosotros y el paisaje funcionó al instante. Contamos con el buen hacer del director. Pero también con la fuerza de la naturaleza. La nuestra y la del desierto”, afirmó Kidman. “Con Nicole es casi imposible que algo pueda salir mal o que la química no funcione”, completó Franco. El film recrea los tópicos de la pasión entre dos seres perfectos -Kidman y Franco-, que en lugar de apoderarse de la inmensidad de Oriente Medio aprenden su poética, mientras quienes les rodean se mueven en la cursilería colonial británica. Ella es una heroína que, sin su amado, entregará su corazón al desierto y su intelecto al estudio de los beduinos, para tropezarse con un Lawrence de Arabia interpretado por Robert Pattinson. Herzog muestra a una elite británica que, en tiempos del imperio otomano, ignora las reglas del juego y las diferencias entre drusos, suníes, alauitas o chiítas, por lo que quedará condenada a perder sus batallas en tierra ajena.

panahiPANAHI: El director iraní Jafar Panahi se convirtió hoy en aspirante “en ausencia” al Oso de Oro con la proyección de Taxi, un film rodado por el cineasta pese a estar inhabilitado por el régimen de Teherán y que tampoco pudo acudir a defender personalmente, por no autorizársele a salir del país. “Soy un cineasta. No puedo hacer otra cosa que películas”, indicó Panahi, a través de un comunicado difundido por la dirección de la Berlinale coincidiendo con el estreno de la película. “Expresarme a través del cine es mi vida. Nada podrá impedirme seguir siendo un cineasta”, proseguía el texto publicado por la Berlinale, que no incluyó conferencia de prensa alguna tras la presentación de la película en el pase para los medios. Pese a esa ausencia física, Panahi brilló en la pantalla en el papel de taxista que interpreta en la película, diseñada como un “falso reality” con los pasajeros que suben y bajan de su vehículo, a modo de mosaico para retratar la sociedad iraní actual. Panahi es también el director al que alguno de los pasajeros descubre sin dificultad, y hace discurrir así por su automóvil a todo aquel que le parece relevante para su retrato, incluida la abogada defensora de activistas y críticos al régimen. Especial relevancia tiene en su film la teórica sobrina del director, una muchacha en edad escolar que también quiere hacer su propio cortometraje. De esta forma, el realizador regresó al festival “en ausencia”, del mismo modo que hace dos años, cuando le correspondía ser jurado y quedó representado por una silla vacía.  El realizador iraní fue condenado en 2010 a seis años de cárcel y 20 de inhabilitación profesional, así como a la prohibición estricta de salir del país. La pena de prisión no se ha llevado totalmente a la práctica, ya está bajo un régimen de libertad vigilada, lo que le permite esquivar también la prohibición de ejercer como director cinematográfico y exhibir sus films, al menos en el extranjero.

MÉXICO: con la proyección de 600 millas, de Gabriel Ripstein, Mexico inauguró hoy su participación en el festival. El film trata de abordar, “sin trivializar”, el negocio del tráfico de armas entre Estados Unidos y México. “Parte del interés en este tema se debe al hecho de ser mexicano, pero también haber vivido mucho tiempo en Estados Unidos. Siempre me pareció sorprendente el fácil acceso a las armas en Estados Unidos”, explicó Ripstein en una rueda de prensa al presentar su película, que opta al premio a la mejor ópera prima. La cinta, que se proyecta en la sección Panorama, se centra en Arnulfo, un joven que trafica armas de Arizona a México para un cartel de la droga y que toma como rehén a un agente federal estadounidense, al que introduce ilegalmente en su país. La historia contrapone a una joven que empieza a traficar con armas, y otra mayor, el agente federal estadounidense, y muestra “lo que ocurre cuando juntas a los dos y los obligas a interactuar”. En esta historia “no hay buenos ni malos”, aseveró el realizador, sino “personajes en situaciones desesperadas”. El final de la película, “que podría leerse como abierto, para mí no lo es, porque una vez que el objetivo dramático se cumplió, la película se termina”, señaló.

Comentarios

comentarios

2 comments for “BERLIN 2015: se exhibieron los nuevos films de Werner Herzog y Jafar Panahi