Funcinema

Bajo la piel

poster humanTítulo original: The Human Contract
Origen: EE.UU.
Dirección: Jada Pinkett Smith
Guión: Jada Pinkett Smith
Intérpretes: Jason Clarke, Paz Vega, Idris Elba, T.J. Thyne, Joanna Cassidy, Steven Brand, Jada Pinkett Smith, Ted Danson, Anne Ramsay
Fotografía: Darren Genet
Montaje: Michael Trent
Música: The Graves Brothers, Anthony Marinelli
Duración: 103 minutos
Año: 2008
Compañía editora: TVE


3 puntos


Del sexo al manual

Por Mex Faliero

(@mexfaliero)

human unoConocida por ser la esposa de Will Smith, Jada Pinkett Smith es en realidad una de las mujeres más activas del Hollywood actual a partir de su rol no sólo de actriz, sino además de productora a lo que agregó tiempo atrás el de guionista y directora. Bajo la piel (editada en la Argentina por TVE) es su debut en el largometraje, un film que cuenta con varias aristas atractivas, generando un misterio inquietante pero que no puede lograr escapar a cierta inconsistencia tanto temática como formal cuando se comienza a resolver su trama, y donde lo que terminan sobresaliendo son al fin cuentas las actuaciones, especialmente las de Jason Clarke y Paz Vega.

Bajo la piel es en sus primeros minutos un film curioso y sugerente, que parece transitar dos territorios sacados del cine de la década del 90’. Por un lado tenemos una atmósfera de thriller corporativo, con un personaje enfrentado a la tensión que genera una negociación en la cima del mercado empresarial, mientras que por otra parte suma elementos del thriller erótico con personajes que no terminan por definirse más que por su deseo vedado, cumplido o no. Bajo la piel es durante esos minutos una película que acierta en el tono y enfrenta al espectador a intentar develar el misterio detrás de esos comportamientos algo fatalistas y sórdidos: de hecho, pone en un lugar interesante al sexo, cerca de la neurosis urbana y su relación con el poder.

Pero todo esto, va perdiendo terreno ante el drama familiar más convencional y repleto de metáforas berretas como la de la casa que hay que pintar. Es ahí donde toda la sugerencia y la sexualidad se revela como inútil y la película termina resolviéndose no sólo en el campo menos esperable, sino incluso menos deseable: el psicologismo de manual que intenta justificar todos los comportamientos. Bajo la piel pierde en ese desenlace el interés de sus subtramas, falla a la hora de resolver algunos conflictos y se hace demasiado inconsistente, como si aquellos primeros minutos no fueran más que un borrador donde la directora intentaba construir o justificar todo lo que sucedería luego, pero del que se arrepiente o no sabe resolver.

Comentarios

comentarios

Comments are closed.