Funcinema

BAFICI 2011: comienzo con reclamos

Por Mex Faliero

El año pasado las autoridades del BAFICI dijeron que iba a ser una edición política. Y el Festival abrió con Secuestro y muerte y terminó con Los condenados. Pero la política, la real, esa que nos pone cara a cara con lo que pasa acá al lado se hizo presente anoche en el Teatro 25 de Mayo, durante la presentación de esta edición, la número 13: allí, apareció Luis Ziembrowski como vocero de un grupo de actores, quien elevó una serie de quejas sobre las condiciones en las que trabajan sus pares en los teatros porteños. Luego se vio Vaquero.

De todos modos la atención de la noche se la llevó este reclamo, que puso en crisis los discursos oficiales sobre las bondades del BAFICI. Ziembrowski, junto a los actores, se acercó al escenario donde se estaba desarrollando el acto y leyó un documento en el que dejó en evidencia el pobre estado en el que se encuentran los teatros porteños que dependen de la gestión de cultura del Gobierno de Mauricio Macri. Fue un reclamo que, además, estuvo acompañado del aplauso de varios de los presentes.

Este episodio ensombrece aún más el presente entre la relación de los representantes del ámbito cultural y la gestión Macri, y se suma a los hechos ya conocidos en el Teatro Colón. En un año político, con elecciones en el horizonte, no debiera pasar desapercibido: parte del asunto es comprender cómo entienden los gobiernos a la cultura. Aunque no sólo los gobiernos: ¿cómo entiende la sociedad el gasto en temas culturales? Ahí está el debate que, por cierto, excede al BAFICI.

Sobre lo ocurrido anoche, Hernán Lombardi, titular de Cultura porteña, intentó una ligera defensa y el acto continuó. Allí se vieron los cortos institucionales que acompañarán cada proyección, realizados en esta ocasión por Raúl Perrone, el Grupo Humos y Martín Rejtman. Luego, ahora sí, se vio Vaquero: el film de Juan Minujín, que recrea el mundo de los actores, el detrás de escena, recibió buenas críticas por parte de la prensa, que la vio como una comedia descarnada, con muy buenas actuaciones. Aunque algunos la vieron como un drama bastante duro y muy áspero.

Es un comienzo prometedor, sobre todo para el cine nacional. Para hoy, entre los pasillos del Abasto y demás sedes, se discute si Tilva ros de Nikola Lezaic, que se ve en competencia internacional, cumple con las promesas de un retrato interesante sobre la juventud serbia, a la vez que Uruguay da su primer paso con La vida útil, de Federico Veroj. Además se ve uno de los títulos interesantes de esta edición: Música campesina, de Alberto Fuguet. En la competencia argentina Néstor Frenkel presenta la curiosa Amateur.

Comentarios

comentarios

1 comment for “BAFICI 2011: comienzo con reclamos