Funcinema

San Sebastián desea ser la puerta a Europa para el cine latinoamericano

José Luis Rebordinos, que desde el 2 de enero es el nuevo director del Festival de Cine de San Sebastián, ha asumido su cargo con el deseo de que este certamen «sea para el cine latinoamericano la puerta de entrada en Europa».

«Somos de hecho ya el Festival de habla hispana más importante del mundo. Es un certamen para el que el cine latinoamericano es muy importante y lo vive como suyo, pero vamos a intentar dar otra vuelta de tuerca y que nos convirtamos en esa puerta de acceso a Europa», señaló en una entrevista.

El Festival de Cine Iberoamericano de Huelva «tiene su sentido», pero no puede sustituir a San Sebastián, «que no es el primero de España porque se diga, sino porque las cifras y la presencia internacional lo acreditan», aseguró.

Rebordinos (San Sebastián, 1961) defiende el actual modelo del Festival porque «funciona» y dice que mantendrá «cierta continuidad» con respecto a la era del anterior responsable, Mikel Olaciregui, lo que no significa que se plantee una etapa «continuista».

Las «características» de la nueva etapa se verán en tres o cuatro años, aunque para la próxima edición, la número 59, ya están trabajando en «nuevas cositas» que hasta ahora «tenían menor importancia».

Uno de las metas es plantear al Zinemaldia «no como un mercado, pero sí como un lugar de encuentro con la industria».

Se están desarrollando algunos proyectos «muy, muy ambiciosos a cuatro o cinco años», que tienen que ver con la formación, la exhibición, e incluso la producción, y a los que intentarán vincular con otros importantes festivales del mundo.

Consciente de las críticas que recibió la 58º edición, cree que «hay que asumirlas y estudiarlas con detenimiento porque en casi todas hay un punto de realidad».

«Es cierto que se habló de que el Festival se estaba escorando mucho hacia una línea muy dura, que muchos productores comentaron que se estaba dejando fuera al cine más industrial. Hay que recuperar la ilusión de todos esos sectores que tiene dudas. Me he reunido ya con algunos. Me interesa escuchar a todos, a los que les gusta el certamen, pero especialmente a los que no les gusta», dijo.

«Si San Sebastián no consigue que la industria española venga al Festival es que algo estaremos haciendo mal, pero todos, también ellos. Este es un matrimonio de intereses. Ojalá luego consigamos que haya amor», destacó.

Rebordinos llega con un objetivo claro: que se deje de hablar de la escasez económica del certamen porque está convencido de que con el presupuesto actual «es posible un gran Festival».

Explicó que la crisis lo que ha hecho es añadir un inconveniente a un problema económico que es «estructural», porque siempre se ha desenvuelto con unas cifras -en 2010 no llegó a 7 millones de euros (9,1 millones de dólares)- que son menos de la mitad de las que manejan festivales como el de Berlín y Venecia.

«Eso no va a cambiar, no vamos a poder acercarnos a Berlín, al menos en muchísimo tiempo. En vez de decir que ‘qué terrible’, tenemos que ver qué hacemos con lo que tenemos y creo que se puede hacer algo que esté muy bien. Me gustaría transmitir ilusión, que con ese presupuesto es posible un gran Festival y que vamos a intentarlo», subrayó.

(Fuente: EFE)

Comentarios

comentarios

Comments are closed.