Funcinema

Vaquero universal



Por Nicolás Pratto

(@Malditavocal)

Si hay un hecho que definió el Siglo XX fue la Segunda Guerra Mundial. Mucho mejor que la Primera, con más tiros, acción y un villano bien definido como Hitler. Si no preguntate qué película bélica elegís entre 1917 y Los doce del patíbulo. ¿Pero qué tiene que ver esto con el western? Esta es una historia de las tantas que tiene Hollywood acerca del, probablemente, mejor soldado de la historia.

Audie Murphy fue el John Rambo de la vida real, a los 17 años falsificó documentos para ingresar al Ejército y servir tanto en la Marina como en Infantería. Cuando el conflicto mundial terminó, tenía solo 20 años pero había combatido en Africa, Italia, Bélgica, Francia y Alemania. Recibiendo varias condecoraciones de estos países e incluso el premio máximo de la Medalla de Honor en Estados Unidos por su acción heroica al retrasar tropas alemanas y seis tanques mientras sus compañeros estaban en retirada. El solo, con la pierna herida y una ametralladora. Esta y diversas acciones lo convirtieron en el soldado más condecorado de la Segunda Guerra Mundial. Una vida de película, justamente Hollywood sería su próximo paso.

A finales de los 40’s, Audie Murphy se había convertido en una suerte de celebridad. En un evento conoció a James Cagney y este le encomendó actuar, convirtiéndose en un héroe Clase B de varios westerns y películas bélicas. Su carrera fue mayormente en Universal, donde supo pasar bajo la dirección de enormes nombres como Don Siegel, William Castle, John Huston, Joseph Makiewicz y Jack Arnold. Con este último, realizaron un buen western como No name on the bullet de 1959.

Murphy interpreta a John Gant, un temible cazarrecompensas que llega a un pueblo para obtener la vida de su víctima, aunque este nunca dice de quién se trata, ocasionando un alboroto en el lugar porque cada quien tiene su oscuro secreto. Como es un western donde la civilización y sus leyes se están estableciendo, la técnica de este pistolero es provocar sutilmente para que la persona en sí desenfunde y caiga ante las rápidas manos de Gant, quedando impune ante la ley por actuar en defensa propia.

Es una película que atestigua la paranoia anti-comunista de finales de los 50’s, así como lo hizo Don Siegel en La invasión de los usurpadores de cuerpos donde prácticamente el vecino podía ser una amenaza. Lo interesante del film es que el personaje de Murphy no es empático, es frío y manipulador con tal de conseguir su objetivo, distinto a su contraparte, el doctor del pueblo, que intenta convencer al pistolero de dejar su accionar. Muy similar a lo que haría Ford a futuro en The man who shot Liberty Valance y esa relación entre Wayne y Stewart.

No name on the bullet está dirigida por Jack Arnold, un director no tan valorado por Universal pero que realizó grandes películas como El increíble hombre menguante, El monstruo de la laguna negra y Vinieron del espacio exterior. Alguien que le permitió al estudio un lavado de cara en el género de la ciencia ficción y el terror cuando este venía de hacer refrito tras refrito de los monstruos clásicos de Universal.

La carrera de Murphy estuvo vinculada al western hasta su temprano fallecimiento a la edad de 46 años, tras sufrir un accidente aéreo en 1971. Fuera del género recomiendo una película sobre su vida durante la guerra donde él mismo la protagoniza: To hell and back de 1955. Podríamos decir que en este caso la realidad superó toda la ficción que interpretó.


Si disfrutás los contenidos de Funcinema, nos gustaría tu colaboración con un Cafecito para sostener este espacio de periodismo independiente:
Invitame un café en cafecito.app

Comentarios

comentarios

Comments are closed.