Funcinema

Misterios sin resolver – Temporada 1

Por Rodrigo Seijas

(@funcinemamdq)

El revival de Netflix de Misterios sin resolver, aquel célebre programa que tuvo más de 600 emisiones entre 1987 y el 2010, viene con una vuelta de tuerca particular: no hay anfitrión que conduzca a los espectadores por las historias enigmáticas que se van sucediendo. Ese cambio (o más bien actualización) no deja de ser productivo: los casos que se van desplegando se construyen esencialmente desde los testimonios de los protagonistas, familiares, periodistas y agentes gubernamentales a cargo de las investigaciones, con una estructura de montaje precisa y fluida donde cobra mucha relevancia la interacción con planos generales de los paisajes urbanos y rurales. Ese trabajo de descripción de los personajes y los espacios que habitan es el trampolín para retratos de micromundos con códigos y normas propios que son puestos en crisis por eventos difíciles de explicar. Eso se ve particularmente en los episodios 13 minutos, La casa del terror y Testigo desaparecida (el último disponible hasta el momento): en todos hay entramados familiares que se van cayendo como naipes, con algunas conductas individuales inquietantes -lo del viudo que confiesa haber dormido al lado de las cenizas de su esposa muerta es particularmente perturbador- y un contexto comunitario que promueve toda clase de tensiones. Sí se puede cuestionar la escasez de historias donde lo sobrenatural le gana la partida a lo policial y más si se tiene en cuenta que Ovni en Berkshire es por lejos el mejor episodio, a pesar de ser el más corto. Allí se ve un compendio de relatos de distintas personas a las que les cambió la vida la llegada de un ovni, que acumulan inquietud, pero también tristeza. Lo que vemos es más una catarsis por parte de individuos que pueden construir identidad cuando comparten lo que siempre tuvieron dentro y apenas si podían expresar porque había un colectivo social que los marginaba por decir algo que escapa a lo razonable. Según los creadores, ese componente sobrenatural va a estar más presente en los capítulos que quedan por estrenarse en lo que resta del año. Mientras tanto, Misterios sin resolver no incurre en una explotación de los sucesos, respeta a todas las voces y rostros que van desfilando frente a la cámara, y desde ahí funciona como una colección de cuentos con una carga dramática y de tensión más que respetable.

Comentarios

comentarios

Comments are closed.