Funcinema

Descendientes

descendants1Título original: Descendants
Origen: EE.UU.
Dirección: Kenny Ortega
Guión: Josann McGibbon, Sara Parriott
Intérpretes: Dove Cameron, Cameron Boyce, Booboo Stewart, Sofia Carson, Mitchell Hope, Melanie Paxson, Brenna D’Amico, Sarah Jeffery, Zachary Gibson, Jedidiah Goodacre, Dianne Doan, Dan Payne, Keegan Connor Tracy
Fotografía: Thomas Burstyn
Montaje: Don Brochu
Música: David Lawrence
Duración: 112 minutos
Año: 2015
Compañía editora: Blushine


5 puntos


Disney televisivo

Por Rodrigo Seijas

(@fancinemamdq)

descendants2A partir de éxitos como The Cheetah Girls (2003) y especialmente High School Musical (2006), Disney fue encontrando una veta enormemente lucrativa en musicales estrenados en la pantalla chica y destinados a un público infantil y juvenil. En ese proceso es clave la figura de Kenny Ortega, director de la trilogía de High School Musical -y también del documental Michael Jackson’s This is it-, quien supo sentar las bases de un molde repetido una y otra vez.

En Descendientes, Ortega redunda en los esquemas que ya tan bien conoce y ayudó a establecer, pero tomando asimismo todo el imaginario de los héroes y villanos de los cuentos de hadas que Disney construyó en décadas pasadas y que ha revisitado en los últimos años: acá tenemos un reino idílico donde el hijo del Rey les ofrece a los hijos de los villanos Cruela De Vil, Maléfica, la Reina Malvada y Jafar, que están exiliados en la Isla de los Perdidos, una chance de redención, permitiéndoles asistir a la escuela preparatoria junto a los hijos de los clásicos héroes de Disney. Es decir, el mundo de héroes y villanos emblemáticos fusionándose con el universo de las comedias musicales juveniles, en una permanente retroalimentación, con enredos, idas y vueltas, malentendidos y romance, con los mandatos impuestos por el Bien y el Mal como telones de fondo y condicionantes.

La premisa es interesante y con cierto potencial, pero se ve limitada casi de inmediato por una puesta en escena definitivamente enmarcada en lo televisivo, sin margen para la imaginación y demasiado preocupada por establecer espacios -o más bien ocasiones- para el despliegue de números musicales. Pero además, surge un problema que ya veía de manera muy patente en una película como Maléfica: la supuesta ambigüedad que se quiere revelar en los villanos termina confirmando nuevamente una concepción estereotipada del contexto abordado, que sigue dividido entre buenos buenísimos y malos malísimos, sin examinar fehacientemente las capas que componen a los distintos personajes.

Por todo esto es que Descendientes parece totalmente invadida por el cálculo y jamás le otorga carnadura real a los protagonistas, recorriendo de principio a fin carriles sumamente previsibles. Hay que reconocerles carisma y soltura a los jóvenes actores protagonistas -particularmente Dove Cameron, quien interpreta a Mal, la hija (obvio) de Maléfica-, pero no hay mucho más que eso. Lo cierto es que Disney ya expandió la franquicia con dos series televisivas -una de ellas animada- y dos films más -uno acaba de estrenarse y el otro llegará en 2017-, con lo que el negocio marcha viento en popa. La riqueza narrativa, en cambio, por ahora brilla por su ausencia.

Comentarios

comentarios

1 comment for “Descendientes