Funcinema

Ex machina

exmachina1Título original: Idem
Origen: Inglaterra
Dirección: Alex Garland
Guión: Alex Garland
Intérpretes: Domhnall Gleeson, Alicia Vikander, Oscar Isaac, Sonoya Mizuno, Corey Johnson, Chelsea Li, Tiffany Pisani
Fotografía: Rob Hardy
Montaje: Mark Day
Música: Geoff Barrow, Ben Salisbury
Duración: 105 minutos
Año: 2015


7 puntos


De vínculos y virtualidades

Por Rocío Belén Rivera

(@fancinemamdq)

exmachina3“Necesitaba a alguien que hiciera las preguntas apropiadas”. Nathan

Ex machina es una película escrita y dirigida por Alex Garland, que nos presenta una historia que enlaza a tres personajes: Nathan, Caleb y Ava, lo que permite una reflexión sobre las relaciones y los valores del mundo posmoderno en que vivimos.

El film se estrenó a comienzos de 2015, recibiendo críticas generalmente positivas y consiguiendo una de las dos estatuillas en las que fue nominada en los premios Oscar 2016, a mejores efectos visuales (también estaba nominada a mejor guión original, pero el premio fue para En primer plana). Del mismo modo, también es importante destacar que la protagonista del film, Alicia Vikander, se llevó el Oscar a mejor actriz de reparto, pero no por este film, sino por La chica danesa; igual de ponderable es recordar que el otro protagonista, Domhnall Gleeson, participó en dos films nominados a mejor película en esta misma entrega de premios: Brooklyn y El renacido.

De argumento no muy complejo y que ya se ha visto en más de una oportunidad, el film aborda la temática de la creación de una verdadera y eficaz Inteligencia Artificial, encarnada en el personaje de Ava. Nathan, el creador de esta mujer-robot, juega a modo de dios-creador, en la relación que se establece entre Ava y Caleb, un prometedor programador que ha sido seleccionado para llevar a cabo la prueba Turing con el ya mencionado artefacto (la prueba consiste en evaluar la habilidad de una máquina de exhibir un comportamiento inteligente similar, o indistinguible, del de un humano). A partir de este breve comentario sobre el film, es interesante pensar qué tipo de relaciones entre sujetos propone la película.

Partiendo del eje de que se halla situada en un futuro no muy lejano (aunque no se especifica en qué año está) el tópico relación humano-máquina parece ser una constante en este tipo de films. Esto puede deberse a que la creciente virtualidad en la que vivimos inmersos nos va imposibilitando el contacto cuerpo a cuerpo y deviene más sencillo la relación con el otro mediatizada por diferentes dispositivos (computadoras, tablets, celulares), ya que la virtualidad tiene como facultad desestructurar el cuerpo del sujeto para generar comunicación, de ahí que el cuerpo desempeñe un papel relevante en las relaciones a través de Internet. Podríamos afirmar, entonces, que aquí la mujer robot Ava está representando todo aquello que, manifestándose como ser, es apariencia en este mundo mediatizado, desbordado de tecnología. De este modo, debido al carácter bifronte de la máscara, que si bien oculta a Ava en la apariencia de una mujer sensual, divertida, compresiva, también devela lo oculto, el estatuto solitario del hombre posmoderno, que apabullado en una sociedad sobresaturada de imágenes y de aparatos que permiten la conexión; los seres humanos, hombres y mujeres, se alejan cada vez entre sí, aislándose en sus propios mundos, en sus propias virtualidades.

Sumada a esta tematización de la desconexión real en la época de las conexiones instantáneas, donde cada vez es más fácil estar en línea, y cada vez más difícil estar presente, la única relación humano a humano que se desarrolla en el film, la que se da entre Nathan y Caleb, se basa en la mentira, la manipulación y la desconfianza de uno y de otro. Se crea durante la progresión de la película una suerte de imaginarios sobre ambos personajes, donde la incomunicación y el juego retórico en los diálogos es lo que predomina, tal como sucede hoy en día: se habla mucho y se dice poco. Es interesante retomar a modo de homenaje y complemento de la reflexión que este artículo expone, lo que proponía el dramaturgo Anton Chejov, quien consideraba que en la cotidianidad los sujetos no buscan el encuentro personal, sino todo lo contrario, ya que el lenguaje (recordar que esto lo expone a principio del Siglo XX, pero bien puede aplicarse a la actualidad) es utilizado para incomunicar en vez de comunicar, así como también sirve para concretar vínculos superfluos y efímeros.

Ponderando también los elementos que estructuran y configuran el film, el mismo se presenta como una suerte de opuestos. Tenemos un espacio estructurado en un adentro y un afuera marcadamente diferenciado, ya que un adentro hipertecnológico se contrasta fuertemente con un afuera donde la naturaleza en estado puro hace ruido en la virtualidad que se vive dentro del centro de investigaciones. Del mismo modo, en el vínculo de relaciones entre los cuatro personajes centrales, se oponen dos máquinas (Ava y Kyoto) a dos seres humanos (Caleb y Nathan) y en  la dinámica de la relación entre Ava y Caleb hay una comunicación de opuestos que avala la manipulación desde ambas partes del vínculo: la comunicación verbal (mediante el lenguaje de la palabra) y la comunicación no verbal (mediante el lenguaje corporal, los gestos).

Respecto a los personajes, tres principales (Caleb, Nathan y Ava) y un secundario (Kyoto), sostienen la tensión del film a medida que progresa, generando en lo cerrado de sus caracteres (ya que no sabemos nunca lo que verdaderamente piensan, debido a que como dijimos anteriormente, la desconfianza y la incomunicación reinan en el aire) una intriga y un suspense que se resuelve al final del film, dando un giro inesperado que propone un final abierto, lo cual también invita a la reflexión del espectador. Es interesante también destacar el juego con los nombres que nos propone el director/guionista: esta nueva mujer robot que posee una inteligencia análoga a la del ser humano, se llama nada más y nada menos que AVA, un juego de palabras con EVA, la primera mujer que existió según las religiones abrahámicas (judaísmo, cristianismo e Islam, entre otras) y quien ha nacido de la costilla de Adán, pero que en este caso ha nacido de la mente y las manos de Nathan. CALEB también es un nombre de origen religioso, en este caso proviene de la biblia hebrea (texto que remite al primer testamento) donde Caleb se presenta como un personaje importante, siendo él el único que siguió creyendo en Dios a pesar de duras pruebas y el que continúa creyendo en la tierra prometida. Es decir, creyó en Dios así como el protagonista del film creyó en Nathan como el creador de una inteligencia evolucionada.

Ex machina es una atrayente película que aborda un tópico ya largamente trabajado en lo cinematográfico, pero logrando una nueva revisión y utilización del mismo -recuerden películas como Metrópolis (1927, Fritz Lang), 2001: Odisea del espacio (1968, Stanley Kubrick), Inteligencia Artificial (2001, Steven Spielberg) o la muy interesante y ligada a este film Ella (2013, de Spike Jonze)-, y donde se puede leer (o no, quedará a conciencia de cada espectador) una profunda revisión de los vínculos actuales, para repensar nuestra propia existencia y el mundo que nos rodea.

Comentarios

comentarios

Comments are closed.