Funcinema

El viaje de Discepolito


Buena


El tango en la Buenos Aires del futuro

Por Mariana Jaqueline Ramirez

(@fancinemamdq)

el_viaje_de_discepolitoEntre brumas y sonidos raros se presenta el espacio escénico, dando cuenta de un sitio extraño que permite percibir el movimiento de diversos cuerpos que no poseen una corporalidad humana definida. Inmediatamente irrumpe la iluminación en el escenario y podemos detectar algunos personajes caracterizados de forma singular.

Todos los personajes se paran en el proscenio de cara al público, como interpelando al espectador y develando una identidad hasta el momento dudosa.

A medida que avanza la obra, estos personajes se presentan de acuerdo a la historia que le corresponde a cada uno. Entre ellos, podemos percatar fuertes referencias al teatro discepoliano, al tango, a la cultura porteña, y como si fuera poco, a personajes de la antigua civilización, tanto romana como griega. Lo que más se destaca, valga la redundancia, es el tango en tanto baile, amor, sexo, muerte, prostíbulo, pasiones, la tristeza, todo eso que se nos viene a la cabeza.

Pues bien, la pieza se ubica en el Buenos Aires del 3020 -la Buenos Aires del futuro- que tiene como protagonista a un curioso joven llamado Discepolito (interpretado por Juan Manuel Suárez), el cual está realizando un viaje al mejor estilo iniciático (como el héroe), ya que está en la búsqueda del origen del tango.

En este largo camino de transformación, el personaje principal se cruza con dos personajes claves, Virgilio y Ariadna, quienes, tanto el uno como el otro, funcionan metafóricamente como guías del camino que lleva a cabo el joven protagonista.

Al parecer, para los habitantes-fantasmas de aquel futuro, el hecho de escuchar tango no sólo en palabra sino también en música, es un motivo para ser poseídos y al mismo tiempo, para enloquecer. De alguna manera, es como si el tango se apoderó del grupo de baile que cumple la función de coro griego. Los elementos musicales van a ser los momentos de mayor esplendor para los bailarines, que no se expresan con el canto ni con el lenguaje, sino con todo tipo de movimientos, como si fuera una danza zombie contemporánea para nosotros. Pese a que en cada momento se hacen muchas referencias al tango, es llamativo que no se baile estrictamente tango. Si bien hay algunas coreografías que rozan el tango, uno se queda esperando el gran baile que nunca llega. Es que este futuro está sumergido en una apariencia de algo que fue y que ha dejado migajas en el camino de aquellos años gloriosos de principio  del siglo XX en Argentina.

Como todo viaje en busca de la verdad, de la esencia de algo en vías de descubrirse, todo vuelve a comenzar, como si nada hubiese pasado y nadie recordará verdaderamente quién es. Quizás ese nuevo recomenzar sea el punto final para develar la verdad oculta, pues, eso nunca lo sabremos.

Esta obra titulada El viaje de Discepolito, dirigida por Víctor Dupont, se presenta en el teatro El Cubo (Zelaya 3053) los jueves de febrero a las 21:00, y en marzo estará los viernes en el mismo horario y teatro.


Intérpretes: Juan Manuel Suárez, Pablo Palacio, Vicente Silva, Raúl Villarreal, Luján Bournot, Vicky Buchino, Lautaro Martínez Pastrana Danza: Karina Zorzoli, Santiago Asencio, Julieta Boland,Tony Vlasic Coreografía y escenografía: Alan Ramírez Diseño y dirección de maquillaje: Fiorella Rossi Asistente de maquillaje: Sofía Madruga Diseño de vestuario: Vicky Buchino, Fiorella Rossi Realización de vestuario de Vicky Buchino: Carolina Galaz Cerda Vestuario: Stella Maris Müller Peinados: Lucía Mullins Fotografía: Rubén Moscatelli Diseño de iluminación: Martín Gaitán Dramaturgia: Víctor Dupont Música original: Cristian Bus Prensa: Andrea Feiguin Música original y dirección musical: Cristian Bus Músicos: Mauricio Mendoza, Marcos Duff, Luis Raponi y Leandro Lotti / Asistencia de dirección: Sebastián Armella Dirección y puesta en escena: Víctor Dupont Sala: Teatro El Cubo (Zelaya 3053 – CABA) – Jueves a las 21:00 (a partir de marzo los viernes a las 21:00).

Comentarios

comentarios

1 comment for “El viaje de Discepolito