Funcinema

Agenda mata contenido

Por Patricio Beltrami

(@Pato_Beltrami)

Este artículo contiene spoilers.

Si bien se trata de una tendencia global, durante los últimos años Disney ha llevado la corrección política, la diversidad y los temas de agenda casi hasta el extremo. Sin embargo, pareciera que no es suficiente que la representatividad sexual, étnica o social alcance a los protagonistas, el contexto o, incluso, los conflictos de los historia. En ese sentido, se acentúa una problemática que impacta negativamente en el atractivo, el interés y la dinámica de los relatos que llegan a la pantalla: Agenda mata contenido. Aunque en la Fase 3 ya había exhibido síntomas de este fenómeno, varios proyectos de la Fase 4 del Universo Cinematográfico Marvel (MCU) ponderaron la diversidad y la representatividad sobre la narración.

Todo comenzó algún tiempo atrás con Pantera Negra. En 2018, la película dirigida por Ryan Coogler y protagonizada por Chadwick Boseman insólitamente resultó aclamada por la industria y buena parte del público y la crítica. El film contenía una historia discreta encabezada por un superhéroe apático con un conflicto ya elaborado en el MCU (la disputa por el trono había tenido lugar en Thor) que derivó en una producción previsible y deslucida. No obstante, la reivindicación de la cultura negra, mezclando denuncias contra la explotación de africanos esclavizados y masacrados por el hombre blanco y exaltando los rituales y tradiciones de las tribus del continente y la comunidad afroamericana, resultó determinante para que la historia adquiriera una inusitada relevancia y ponderación en tiempos del Black Lives Matter y la lucha contra el racismo y la desigualdad en Estados Unidos y buena parte del mundo.

Mientras se aguarda por Pantera Negra: Wakanda Forever, estas temáticas fueron retomadas y profundizadas en Falcon y el Soldado del Invierno. Por una parte, las desigualdades sociales y económicas en mundo en crisis fueron el argumento del grupo Flag Smasher para perpetrar atentados y ataques por todo el mundo a fin de reparar las injusticias que sufrían millones de personas marginadas. En tanto, el racismo tuvo mayor peso en el relato a partir de la historia oculta del primer Capitán América negro y las contradicciones de Sam Wilson ante la posibilidad de convertirse en el sucesor del primer Vengador. Lamentablemente, el clímax de la batalla final cierra con un panfleto antidiscriminación y antirracismo, extenso e insufrible, con Wilson, ya como nuevo Capitán América, vociferando todo aquello que la temporada había expuesto en imágenes y acciones. Innecesario, redundante y anticlimático.

Quizás uno de los puntos más bajos del MCU, Eternals no cuenta con demasiados atractivos más allá de plantear certezas sobre la mitología del universo. En ese sentido, presentan un grupo de personajes milenarios que, si bien son máquinas extraterrestres, brindan una amplia representación de las etnias del planeta: latinos, orientales, hindúes, caucásicos, afroamericanos, entre otros. Pero más allá de que los personajes atraviesan los cinco continentes a lo largo de las dos horas y media de película, no sobresale ningún rasgo cultural o étnico. Igualmente, la cuestión LGBTI+ tiene su espacio a partir de una pareja homosexual, aunque este aspecto afortunadamente no está subrayado, sino que se muestra como algo normal dentro de la humanidad planteada por Marvel. En contraposición, sí es llamativo que la confirmación de la bisexualidad de Loki y Sylvie en Loki y la homosexualidad de Valkiria y Korg en Thor: Amor y trueno, cuestiones casi anecdóticas dentro de sus respectivas historias y alejadas de los conflictos centrales, hayan sido resignificadas por parte de los un sector de los fanáticos y la crítica como banderas en la lucha del orgullo. No llama la atención que todo valga para ciertos sectores que pretenden apropiarse de las causas más nobles.

Finalmente, el estudio viene cumpliendo con la obligación (impuesta por la agenda) de introducir superhéroes que representen diversas culturas, aunque la mayoría viva o haya nacido en algún punto de Estados Unidos. Más allá de Pantera Negra o los extraterrestres, Shang-Chi y Moon Knight lograron integrar correctamente la historia y la herencia china y egipcia, respectivamente, dentro de relatos característicos del género. Sin embargo, no sucede lo mismo con Ms. Marvel. A falta de un capítulo para el cierre de la temporada, la serie no ha generado una conjunción armónica entre el camino de la superheroína y el bagaje cultural pakistaní. En ese sentido, cuando la historia se centra en cuestiones familiares o históricas parece que la acción se paralizara e, incluso, se desconectara de la evolución de la protagonista. Incluso, el quinto capítulo está dividido en dos, con un extenso flashback sobre los orígenes de la familia Khan y, ya en la actualidad, una abrupta conclusión del viaje a Pakistán.

En materia de igualdad de género, el MCU viene cumpliendo su cuota desde hace tiempo. Si bien la primera mujer que protagonizó una película fue Capitana Marvel en 2019, once años después del inicio de este universo, lo cierto es que desde el inicio hubo mujeres fuertes y poderosas en las primeras líneas de las historias: Pepper Potts, Natasha Romanoff, Peggy Carter, Gamora o Nebula. Con el paso de los años, Wanda Maximoff, Kate Bishop, Kamala Khan, Jane Foster o Sersi obtuvieron roles protagónicos en proyectos de la compañía. Y aunque parte de la audiencia la considera de compromiso, la escena de las superheroínas en Avengers: Endgame también se ocupa de validar este aspecto. Pero en un presente que está cada vez más regido por las reglas de la agenda y la corrección política es una incógnita predecir cómo evolucionará el MCU si esta tendencia se repite y se profundiza. Nadie está en contra la diversidad, aunque lo ideal sería que los personajes, conflictos y elementos presentes en pantalla no aparezcan forzados en los relatos.


Si disfrutás los contenidos de Funcinema, nos gustaría tu colaboración con un Cafecito para sostener este espacio de periodismo independiente:
Invitame un café en cafecito.app

Comentarios

comentarios

Comments are closed.