Funcinema

Mis personajes, mis reglas, ¿mi Spider-Man?

Por Patricio Beltrami

(@Pato_Beltrami)

Este artículo contiene spoilers.

La relación entre Sony y Marvel Studios siempre ha sido compleja, evidenciando que esta sociedad cinematográfica responde a una necesidad económica y creativa. Desde 2015, el vínculo ha sido tenso, oscilando entre el borde de la ruptura y la celebración de los éxitos de taquilla. No obstante, está claro que el marco normativo del Universo Cinematográfico Marvel (MCU) no existe para Sony, que cada vez suma más puntos para diferenciarse de las producciones 100% Disney. ¿Por qué? Porque desde 1998 ostenta los derechos de cientos de personajes e historias del universo Spider-Man, incluso de todas las versiones del superhéroe más importante de Marvel, y puede utilizarlas a gusto y piacere.

Si bien ambos estudios estuvieron a punto de romper relaciones a mediados de 2019, finalmente renovaron el convenio para que Spider-Man / Peter Parker (Tom Holland) pudiera completar su trilogía en el MCU. En tanto, desde diciembre de 2021 las partes se encuentran negociando la continuidad del personaje en las filas de Disney en calidad de coproducción. En este orden, llamativamente Sony y Marvel Studios habían podido incorporar elementos ajenos a sus respectivos universos dentro de sus historias: compartieron a Venom / Eddie Brock (Tom Hardy) en las escenas postcréditos de Venom: Carnage liberado y Spider-Man: Sin camino a casa. De esta forma, la presencia del antihéroe sirvió para ilustrar la lógica del caos en el multiverso que habían creado Peter Parker y Doctor Strange (Benedict Cumberbatch).

Al igual que cinco villanos de las anteriores sagas de Spider-Man, Venom viajó ida y vuelta entre el Spiderverso de Sony y el MCU. En teoría, los habitantes de otros universos regresaron a sus lugares de origen una vez que Doctor Strange había arreglado la brecha en el multiverso. Pero esta solución nuevamente entró en conflicto en las escenas postcréditos de Morbius. Como si fuera la excepción a la regla enunciada en el cierre de la trilogía de Spider-Man, Adrian Toomes / El Buitre (Michael Keaton), personaje nativo del MCU, quedó varado en el Spiderverso de Sony.

En ese marco, no solo consigue contactarse con Michael Morbius (Jared Leto), sino que también logra rearmar su traje de villano utilizando equipamiento y tecnología similar a la que había utilizado en Spider-Man: De regreso a casa. Aunque a futuro exista alguna explicación por parte de Sony sobre esta decisión, resulta extraño que el estudio rompa las reglas establecidas en el MCU para intentar acomodar su futura narrativa. En ese sentido, lo único concreto hasta el momento es que ambas compañías avalaron la transferencia del Buitre al Spiderverso de Sony, donde evidentemente se impuso la postura de la empresa que ostenta los derechos del personaje.

En este orden, la irrupción de Toomes en este universo y el breve diálogo que mantiene con Morbius en la segunda escena postcréditos indudablemente sentarán las bases para la tan esperada presentación de Los Seis Siniestros. Se trata del grupo de villanos que desde hace casi una década Sony ha tratado de introducir en el cine, con un guiño al final de El Sorprendente Spider-Man 2: La venganza de Electro y un lanzamiento que nunca llegó a concretarse a mediados de la década pasada. Justamente, este proyecto se había frustrado tras el anuncio del convenio con Marvel Studios para garantizar la presencia de Spider-Man en el MCU. De esta manera, el desarrollo de películas sobre antihéroes y villanos, como Venom, Morbius o Kraven, adquiriría cierta lógica narrativa.

Sin embargo, la presencia de Los seis siniestros solo tiene sentido en función de Spider-Man, por lo que se descuenta que alguna versión del superhéroe eventualmente llegará al Spiderverso de Sony. Si bien se daba por descontado que, a fin de respetar la lógica trazada en el MCU, Tom Holland no repetiría su rol en este universo, lo cierto es que ahora su posible introducción se podría justificar bajo los mismos términos utilizados con El Buitre. Otra posibilidad, fanservice mediante, sería recurrir a Andrew Garfield para darle un cierre a su trilogía. Incluso, esta variante del superhéroe tiene la ventaja de no haber enfrentado a ninguno de los villanos que forman parte del incipiente Spiderverso. Por su parte, Tobey Maguire ya eliminó a su propio Venom / Eddie Brock (Topher Grace) y, además, difícilmente el actor y el director Sam Raimi se presten a revitalizar una trilogía de autor solo para ponerse al servicio de una historia que nada tiene que ver con la versión de Spider-Man 2002-2007.

Finalmente, la apuesta por Miles Morales pareciera ser un camino más lógico que la elección de un nuevo Peter Parker, sabiendo que podría coincidir temporalmente con la eventual continuidad de Holland en el MCU. No obstante, conociendo los antecedentes recientes de Sony, cualquiera de estas posibilidades sería viable. Concretamente, Kraven the hunter, Madame Web, El Muerto y Venom 3 serán los próximos pasos del estudio en cine. Luego de las excelentes recaudaciones obtenidas con las dos películas de Venom, la única constante que ha mantenido este universo es el pobre nivel artístico de las tres producciones estrenadas desde 2018. Con un plan errático y un futuro incierto en manos de Venom y un cúmulo de villanos y antihéroes poco conocidos, Sony decidió apelar a sus personajes y sus propias reglas para intentar competir contra el MCU y DC. Habrá que ver si cuando aparezca Spider-Man este Spiderverso todavía sigue en pie.


Si disfrutás los contenidos de Funcinema, nos gustaría tu colaboración con un Cafecito para sostener este espacio de periodismo independiente:
Invitame un café en cafecito.app

Comentarios

comentarios

Comments are closed.