Funcinema

UNCIPAR 2019 – Día 2: La animación siguió dando las mejores notas

Por Melody San Luis

(@SanLuisMelisa)

En la segunda jornada del Festival UNCIPAR, los cortometrajes de animación volvieron a ser los más llamativos dentro de la Competencia Nacional. La diosa y Héroes fueron los que más resaltaron. En cuanto a la Competencia Internacional, el nivel, esta vez, fue variado.

Explorando la sexualidad La diosa de Lisandro Schurjin muestra cómo una pareja intenta restablecer su deseo en un viaje. Pero ambos se dan cuenta que primero necesitan un encuentro con ellos mismos. El film tiene tan sólo una frase de diálogo a lo último, pero es tal el ritmo que genera que no necesita más palabras.

Héroes de Juan Pablo Zaramella presenta a un grupo de competidores que se dan fuerza para su próxima disputa. Son dedos de una mano con caras animadas en las yemas. Los personajes funcionan muy bien. El entrenador es una persona sumamente exaltada y nerviosa, y ante esto el equipo reacciona con caras muy expresivas. En cuanto a los diálogos, se establece una referencia paródica a los discursos deportivos propios de las competencias de lucha.

Siguiendo con la Competencia Nacional, Un deseo de Agustina Claramonte trabaja muy bien el diálogo entre un abuelo y su nieta. Logra generar buenos climas, tanto de fraternidad como de incomodidad. Torito de Laura Litvinoff también explora los vínculos, pero en este caso es un hijo y su padre. El joven mantiene casi un monólogo por la ausencia de respuestas. Aunque por momentos el chico genere desesperación ante sus preguntas y las respuestas que se autorrealiza, se va vislumbrando un clima familiar distante. Las anécdotas que expone van tomando fuerza para dejar en evidencia una relación que no ha prosperado a lo largo de los años.

En cuanto a la Competencia Internacional el comienzo estuvo dado por el interesante cortometraje de animación Yesterday will be tomorrow de Stiv Spasojevic (Francia). Aquí encontramos a un hombre que muere y revive una y otra vez de la misma manera. Al darse cuenta de esta circunstancia, decide cambiar ese destino. Uno de los aspectos que más destacan a este film es el modo de contar la historia, en la que en una primera parte todas las imágenes aparecen mezcladas como si fuera un sueño y luego con esta vuelta cíclica se va armando una secuencia. En animación también se presentó Le mot de Mi-young Baek (Corea del Sur). Aquí la intencionalidad parece estar más centrada en las sensaciones que van generando dos sujetos que intercambian una comunicación mediante una pelotita que es lanzada por uno de los sujetos y devuelta por la otra persona en forma de animal.

Tanafos de Farshid Ayoobinejad (Irán) mantiene la tensión mediante un grupo de trabajadores que se ven forzados, por el miedo a perder su trabajo, a esconderse de las inspecciones de seguridad de una obra en construcción. Todo transcurre en una habitación. Además de que el lugar ya es pequeño para todos los que están esperando allí, el clima se vuelve cada vez más tenso cuando empiezan a pelearse entre ellos por las condiciones laborales en las que trabajan.

Supine de Nicole Goode (República Checa) se destaca por tener un personaje que resulta impredecible. A medida que conocemos más a esta joven taxidermista creemos entender algo de su vida, pero enseguida sorprende por no ser nada previsible.

Como último resaltamos a Are you volleyball?! de Mohammad Bakhshi (Irán). Este corto mantiene dos aristas. Por un lado, el duro relato de los inmigrantes que esperan entrar a un país de habla inglesa. Pero, por el otro lado, el desarrollo de un partido de voleibol entre los inmigrantes y los vigilantes del ejército fronterizo. Esto se ve incentivado por los chicos del lugar, que mantienen, como forma de supervivencia, al juego por encima de los problemas reales que están viviendo. El mundo se detiene por un rato, a través de ese entretenimiento, para ser un lugar más ameno y feliz.

Comentarios

comentarios

Comments are closed.