Funcinema

Aniquilación

Título original: Annihilation
Origen: EE.UU.
Dirección: Alex Garland
Guión: Alex Garland, basado en la novela de Jeff VanderMeer
Intérpretes: Natalie Portman, Óscar Isaac, Jennifer Jason Leigh, Gina Rodriguez, Tessa Thompson, Benedict Wong, David Gyasi, Sonoya Mizuno, Crystal Clarke, Kumud Pant, Tuva Novotny, Cosmo Jarvis
Fotografía: Rob Hardy
Montaje: Barney Pilling
Música: Geoff Barrow, Ben Salisbury
Duración: 115 minutos
Año: 2018


5 puntos


PERPLEJOS

Por Matías Gelpi

(@matiasjgelpi)

La ciencia ficción es muchas cosas, aunque tampoco es una vaguedad sin límites: es el género que engloba tanto a Star Wars como a 2001: odisea del espacio. Matrix es ciencia ficción pero también Alien y Star Trek, sabemos de qué hablamos cuando decimos ciencia ficción aún conscientes de que las variantes son infinitas.

No nos vamos a detener con la historia de este género pero sí diremos que, desde su nacimiento en la literatura, ha luchado por ser tomado en serio. Es una de las ramas de la literatura fantástica, pero muchas veces ha querido ser filosofía; esto no es malo en sí mismo, la especulación científica es una de las formas válidas de la filosofía. El problema es cuando estas disciplinas llegan a las manos de los pomposos, los amigos de la pretensión, aquellos que dicen obviedades de manera difícil, los nuevos Kubrick que son Denis Villeneuve y Christopher Nolan, por ejemplo. Esos que hoy en día tienen un público ávido de moralina y enseñanzas sobre los peligros de la tecnología, gente que quiere escuchar cosas importantes, gente que nunca se acercó a la Dimensión desconocida pero adora el efectismo aleccionador de Black mirror, gente poco confiable.

Alex Garland, que venía de una de esas fantasías de especulación científica llamada Ex Machina, tiene la tendencia a querer decirnos cosas trascendentes en sus películas, pero seremos justos, eso no explica del todo lo que sucede con Aniquilación, que es una película que quiere abarcar mucho y también inspirarse bastante en viejas glorias: tiene cosas de Alien, de La cosa e incluso de La invasión de los usurpadores de cuerpos (en cualquiera de sus versiones); pero sobre todo es una reescritura en clave femenina de Depredador, particularmente desde la estructura argumental. Es que se nos cuenta cómo un grupo de científicas militares entra en el perímetro de un pantano del que ningún equipo de investigación ha salido con vida, para investigar ciertos fenómenos biológicos medio extraños.

En un principio, y durante buena parte de su duración total, Aniquilación se deja llevar por la aventura medio berreta pero entretenida, el grupo liderado por el personaje que interpreta la siempre solemne Natalie Portman y el personaje de la siempre desquiciada Jennifer Jason Leigh, que se enfrenta una serie de criaturas mutantes y a la presencia clara de alguna enfermedad en el aire (extrañamente a nadie se le ocurre llevar trajes especiales para protegerse de los patógenos). Pero luego, a medida que el metraje avanza y el grupo se acerca al meollo de la cuestión, llegan las preguntas que nadie hizo y la respuesta es la perplejidad, aburrida e inexplicable perplejidad. Porque culpa del final de 2001 y la fantochada de Kubrick, algunos realizadores creen que cuando una pregunta es lo suficientemente profunda y compleja como para ser imposible de responder en una película, lo mejor es llenar media hora con imágenes inconexas, música confusa que nos deja dudando de nuestra capacidad cognitiva o, como se dice cotidianamente, no entendiendo una garcha.

Si Aniquilación tenía algún mérito, su final largo, pavote y pretencioso lo tira por la borda. Está claro que lo que hay que hacer es no confiar más en Natalie Portman a menos que sea estrictamente necesario.

Comentarios

comentarios

Comments are closed.