Funcinema

Fulboy

fulboy1Título original: Idem
Origen: Argentina
Dirección: Martín Farina
Guión: Martín Farina
Aparecen: Tomás Farina, Facundo Talín, Gonzalo Peralta, Cristian Vergara, Jorge Luis Medina
Fotografía: Martín Farina
Montaje: Marco Berger, Martín Farina
Música: Pedro Irusta
Duración: 86 minutos
Año: 2014


6 puntos


Los cuerpos versus el lenguaje hablado

Por Rodrigo Seijas

(@fancinemamdq)

fulboy2En Fulboy, cuanto menos se habla desde la puesta en escena, desde la propia voz de los realizadores del film, más interesante es la propuesta. El documental hace foco en la vida de un plantel profesional del fútbol argentino, puntualizando principalmente en los largos tiempos muertos de las concentraciones, donde el aburrimiento y la tensión se combinan de manera muy particular.

Allí, valiéndose de un montaje que resalta el poder hipnótico de los espacios vacíos, con encuadres que recortan los cuerpos, van apareciendo personajes con conductas simples y complejas a la vez, rituales y códigos que coquetean tanto con el machismo como con lo homoerótico, una concepción sobre el mundo y la otredad en el que hay un adentro muy potente y visible, pero también un afuera -conformado por una serie de expectativas de ese universo casi inabarcable que es el fútbol- que siempre influye de alguna manera. En esta observación respetuosa por ahí no aparecen elementos particularmente nuevos u originales, pero hay, eso es innegable, una saludable voluntad por darle visibilidad, corporalidad y carnadura a muchas variables humanas que en general son pensadas o asumidas casi desde lo abstracto.

Lamentablemente, la película pareciera tener una necesidad permanente de reflexionar sobre sí misma y su intervención dentro del espacio-tiempo de los personajes, y en este aspecto le cuesta salir de la obviedad y los lugares comunes, particularmente en una voz en off contraproducente desde un discurso redundante, que poco aporta a las imágenes.

Porque Fulboy es un film de cuerpos, de hombres cercanos entre sí de maneras que incluso ellos mismos no sospechan. Son cuerpos que hablan por sí solos, que dicen mucho desde lo postural, desde sus huellas e interacciones. Cuando Fulboy los deja hablar y contar sus historias, es cuando más dice desde lo cinematográfico.

Comentarios

comentarios

Comments are closed.