Funcinema

Beautiful

beautiful1Título original: Idem
Origen: Australia
Dirección: Dean O’Flaherty
Guión: Dean O’Flaherty
Intérpretes: Deborra-Lee Furness, Peta Wilson, Aaron Jeffery, Asher Keddie, Erik Thomson, Sebastian Gregory, Tahyna Tozzi, Socratis Otto, Laura Trevor, Joe Meldrum, Corey Boutwell, Nat Nilson, Ben Cosh
Fotografía: Kent Smith
Montaje: Marty Pepper, Dale Roberts
Dirección de arte: Tuesday Stone
Duración: 97 minutos
Año: 2009


6 puntos


Suburbios a la australiana

Por Mex Faliero

(@mexfaliero)

beautiful2El australiano Dean O’Flaherty construye con Beautiful un film que tiene altísimas reminiscencias a los thrillers norteamericanos ambientados en los suburbios, con ecos de John Carpenter a partir de la utilización climática de la música y del David Lynch de Terciopelo azul, al apostar al enrarecimiento para contar la historia de un pueblo que vive una falsa tranquilidad. En Sunshine Hills tres chicas han sido secuestradas, dos de ellas salvajemente asesinadas y la comunidad vive el día a día con la intranquilidad del caso. Al menos eso es lo que nos cuenta la voz en off que abre el relato, que tiene como protagonistas a un adolescente introvertido que anda todo el día con su cámara de fotos y a una joven, objeto del deseo del virginal muchacho, que lo manipula para que indague en el detrás de escena de ese barrio de casa grandes con jardines.

Beautiful cuenta con todos los clichés del caso: la casa misteriosa, cuyos habitantes se manifiestan de forma extraña; la adolescencia en conflicto; la autoridades como entes que no pueden evitar el caos; las perversiones sexuales que se esconden tras las fachadas de gentes respetables. Tal vez el toque original que aporta este film australiano, claro homenaje al cine de terror norteamericano de los ochentas, es esa sexualidad constante que respiran los personajes, y que se explicita en el personaje de Suzy, la manipuladora joven capaz de posar en traje de baño en la vereda mientras cae una lluvia intensa, sólo por el placer morboso de generar “ruido” en el barrio; también, un homenaje a la Lolita de Stanley Kubrick.

El film de O’Flaherty se vale de ese condimento de erotismo asordinado para llevar el relato, que se termina convirtiendo en una suerte de coming-of-age bastante perverso, con el protagonista descubriendo asuntos de su pasado y descubriendo que la vida puede ser bastante cruel. La infancia y el quiebre de la inocencia, el cuerpo como herramienta para vincularse, y la crueldad de los sentimientos cuando se rompen son algunos de los temas que giran alrededor de Danny, el joven protagonista. Si la película no termina siendo mucho mejor de lo que es (hay buenos climas, es interesante cómo se va construyendo el vínculo entre los dos protagonistas), se debe en parte a que sus giros resultan algo inverosímiles y forzados para lograr un impacto, muchos personajes se van perdiendo (especialmente la madrastra del fotógrafo) y algunas actuaciones no están a la altura, como ese padre y policía atormentado al que nunca le da en la tecla el actor Aaron Jeffery.

Comentarios

comentarios

Comments are closed.