No estás en la home
Funcinema

El misterioso secreto de la caja de Midas

midas posterTítulo original: The Adventurer: The Curse of the Midas Box
Origen: Inglaterra / España / Bélgica
Dirección: Jonathan Newman
Guión: Christian Taylor, Matthew Huffman, basados en la novela de G.P. Taylor
Intérpretes: Michael Sheen, Lena Headey, Sam Neill, Ioan Gruffudd, Aneurin Barnard, Keeley Hawes, Tristan Gemmill, Daniel Wilde, Mella Carron, Xavier Atkins, Will Payne
Fotografía: Unax Mendia
Montaje: David Gallart, Bernat Vilaplana
Música: Fernando Velázquez
Duración: 100 minutos
Año: 2013
Compañía editora: AVH


3 puntos


La aventura que no fue

Por Rodrigo Seijas

(@fancinemamdq)

midas unoAdaptación de la primera entrega de la trilogía de aventuras del personaje de Mariah Mundi escrita por G.P. Taylor, El misterioso secreto de la caja de Midas tenía unos cuantos elementos a priori como para apoyarse en un abanico de referencias literarias y cinematográficas pertenecientes al género de aventuras: desde las sagas de Indiana Jones o La momia, hasta las obras de legendarios autores como Robert Louis Stevenson, Julio Verne, Mark Twain y Alejandro Dumas, pasando por ciertos seriales de los cuarenta e incluso Harry Potter. Pero por desgracia no toma nada de eso, carece de identidad y termina defraudando en grande.

El film hace foco en Mariah Mundi, un joven que de repente ve como toda su existencia se altera por completo cuando sus padres desaparecen y debe huir apresuradamente, perseguido por la organización que lidera un tal Otto Luger (un Sam Neill muy lejos de los tiempos de Jurassic Park), un tipo muy pero muy malo que anda buscando el cofre de Midas, que según parece tiene poderes letales y siniestros. Para eso contará con la ayuda de Charity (Michael Sheen, que a esta altura tiene una filmografía donde se suceden una película buena y tres malas), una especie de espía al cual se lo podría describir matemáticamente: un cuarto simpático y tres cuartos insoportable. El misterioso secreto de la caja de Midas hace toda esta presentación de su premisa de forma vacilante y sin garra, acumulando secuencias y personajes trabajados en piloto automático, por lo que los enigmas que plantea inicialmente no capturan en lo más mínimo la atención del espectador.

Esto es culpa principalmente del director Jonathan Newman, que carece del conocimiento necesario para crear climas de suspenso y tensión, y que pareciera pensar que para construir una buena aventura sólo hace falta poner a actuar al reparto -que incluye a otros nombres de relativa importancia, como Lena Headey e Ioan Gruffudd- y desplegar escenarios. Lo cierto es que hacen falta muchas cosas más: personajes atractivos, una puesta en escena funcional a lo que se cuenta, diálogos ágiles, una narración dinámica y, principalmente, amor por lo que se está contando. No hay nada de eso en El misterioso secreto de la caja de Midas y encima el guión de Christian Taylor y Matthew Huffman tampoco ayuda, porque posee numerosos baches donde el relato gira alrededor del vacío más absoluto y un humor con una gran falta de timing.

De este modo, El misterioso secreto de la caja de Midas queda muy lejos de lo requerido, que era la construcción de un verosímil fuerte que le permitiera a su horizonte de público creer y zambullirse en lo que se está narrando -ver por ejemplo lo que sucede con un personaje disfrazado-. Para colmo, las revelaciones y resoluciones del final son tan irrelevantes como decepcionantes. De ahí que termine incurriendo en el pecado mortal para el cine de aventuras: aburre, y mucho. Hasta se podría decir que en algunos pasajes da vergüenza ajena, con lo que quedará en la historia como un muy fallido intento de crear una franquicia. Esperemos que no haya una segunda parte.

Comentarios

comentarios

3 comments for “El misterioso secreto de la caja de Midas