Funcinema

Al filo de la mentira

debt posterTítulo original: The debt
Origen: EE.UU. / Inglaterra / Hungría / Israel
Dirección: John Madden
Guión: Matthew Vaughn, Jane Goldman, Peter Straughan, sobre el guión original de Assaf Bernstein e Ido Rosenblum
Intérpretes: Helen Mirren, Jessica Chastain, Sam Worthington, Tom Wilkinson, Ciarán Hinds, Marton Csokas, Jesper Christensen, Eli Zohar, Romi Aboulafia, Tomer Ben David, Ohev Ben David, Jonathan Uziel
Fotografía: Ben Davis
Montaje: Alexander Berner
Música: Thomas Newman
Duración: 113 minutos
Año: 2010
Compañía editora: AVH


6 puntos


Un thriller en dos tiempos

Por Mex Faliero

(@mexfaliero)

debt unoRemake de un film israelí, Al filo de la mentira es un thriller de espionaje que fantasea con los criminales nazis y su simbología que sirve para exponer lo más oscuros de la esencia humana. La película de John Madden viaja en el tiempo, va de los 60’s hasta fines de los 90’s, para mostrar la misión que llevaron adelante tres agente del Mossad (el servicio secreto israelí) para capturar a un médico conocido como “el carnicero de Birkenau”, una suerte de Mengele que produjo múltiples atrocidades en los campos de concentración durante la Segunda Guerra Mundial -personaje ficticio, pero con conexiones con la realidad-. Claramente desdoblado, el film consigue sus mejores resultados cuando se centra en esa misión del pasado, más cerca del thriller y alejándose de la pretensión reflexiva que evidencia en el presente.

Madden es un director de una corrección pasmosa, con algunos viajes hacia lo peor con aquella ridiculez de La mandolina del capitán Corelli, también punto de inicio de la caída libre de Nicolas Cage. Pero sorpresivamente en Al filo de la mentira logra algunos muy buenos momentos de tensión jugando con los elementos del thriller de espionaje y elaborando un registro que remeda al de tanto film político de los 70’s y a las películas de posguerra con agentes de la resistencia buscando nazis (en el orden revisionista, hay indudablemente algo de Munich de Steven Spielberg). En ese sentido, la película se vale de un trío protagónico -los agentes que buscan al doctor- que contiene acertadamente diversos caracteres, desde el más pragmático hasta el humanista, y urde en el medio un triángulo amoroso que tiene reminiscencias hasta el presente de lo que se cuenta en el film, sosteniendo el interés del espectador en descubrir la evidente desintegración de esos aparentes héroes.

Pero Al filo de la mentira tiene un giro sorpresivo en su última parte, que resignifica mucho de los visto y, también, a los personajes. Lo curioso es que esa vuelta, que pone a la película en una posición interesante para deconstruir las nociones históricas de heroísmo, justicia y verdad, termina atentando contra la solidez del relato. Es que la resolución que se le busca a eso es decididamente inverosímil, con una llamativa falta de rigor que contradice lo que hasta ahí había sido el trabajo de Madden desde la dirección. Incluso una decisión interesante, como la utilización de diferentes actores para el pasado y el presente, rompe su coherencia con la aparición, sobre el final, de un maquillaje bastante pobre (ya verán). Al filo de la mentira, entonces, hace lo que hacen las películas de Madden: confiar demasiado en los actores. Y digamos que Helen Mirren, Tom Wilkinson y Ciarán Hinds en el presente, y Jessica Chastain, Marton Csokas y Sam Worthington en el pasado, hacen lo suyo bastante bien (bueno, salvo Worthington con un personaje demasiado complejo para sus posibilidades) y aportan los silencios y el pesar suficiente que estos personajes atormentados precisaban.

Comentarios

comentarios

Comments are closed.