Funcinema

Aseguran que la 63ª Berlinale será un “espejo del mundo de hoy”

Dieter KosslickLa 63ª edición de la Berlinale, a celebrar del 7 al 17 de febrero, será de nuevo un «espejo del mundo de hoy», centrado «en su realidad y en las crisis», avanzó el director, Dieter Kosslick en un encuentro con medios extranjeros.

La dosis de estrellato la aportará un desembarco de actrices francesas, como Juliette Binoche, Isabelle Hupert y Catherine Deneuve, al frente de films incluidos entre las 19 aspirantes al Oso, junto a Sharon Stone, Scarlett Johansson, Julianne Moore, Jane Fonda y hasta Anita Ekberg, estas últimas como invitadas.

Los temas femeninos estarán presentes en films como el chileno-español Gloria, Sebastián Lelio, uno de los aspirantes a Oso, destacado Kosslick por su carga de «energía positiva».

Es una película que recrea «cómo la vida, sin ser siempre bella ni justa puede ser sin embargo divertida», según Kosslick, centrado en una mujer entrada en años capaz de vivir su historia romántica.

El film de Lelio estuvo entre los títulos destacados por el director de la Berlinale, junto a Promised Land, de Gus Van Sant e interpretado por Matt Damon y Frances McDormand, dando cuerpo a unos personajes a los que se expropia de sus casas en aras de la explotación energética.

Centrado en un colectivo de desheredados de la tierra y la marginalidad se encuentra la bosnia An episode in the life of an Iron Picker, de Danis Tanovic, otro título destacado por Koslick, además de Uroki Garmonil, del debutante Emir Baigazin, estreno de Karajistán en competición.

De acuerdo a su costumbre, la Berlinale combinará a los primerizos con los consagrados, como el mencionado Van Sant o Steven Soderbergh y el iraní Jafar Panahi.

El festival se abrirá con The Grandmaster, un film fuera de concurso con fuertes dosis de artes marciales, dirigido por el cineasta chino Wong Kar Wai, presidente del jurado.

Panahi, a su vez miembro del jurado «en ausencia» -por estar encarcelado en su país-, presentará Parde, mientras que Soderbergh compite con Efectos secundarios, protagonizado por Jude Law, Rooney Mara y Catherine Zeta-Jones.

David Gordon Green traerá la comedia Prince Avalanche, con Paul Rudd y Emile Hirsch, y su compatriota Fredrik Bond debutará como director con The necessary death of Charlie Countryman, que presentarán en Berlín Shia LaBeouf y Mads Mikkelsen.

El cine francés compite con Camille Claudel, 1915 dirigida por Bruno Dumont e interpretado por Binoche y Jean-Luc Vincent, junto con una Deneuve luciendo «su espléndido sentido del humor» -en palabras de Kosslick, en Elle s’en va, de Emmanuelle Bercot.

Cierra el componente francés a competición, La Religieuse, de Guillaume Nicloux, con Pauline Etienne e Isabelle Huppert.

El anfitrión alemán estará representado por Layla Fourie, de Pia Marais, acompañada de Gold, de Thomas Arslan e interpretado por una de las musas domésticas de la Berlinale, Nina Hoss.

Kosslick destacó asimismo el aporte de films del este de Europa, como la rusa A long and happy life, de Boris Khlebnikov, y la rumana Polizia Copilului, de Clin Peter Netzer, además del citado título bosnio.

Ya fuera de concurso se exhibirán, en la sección oficial, Dark Blood, de George Sluizer, la última película protagonizada por River Phoenix y completada ahora, veinte años después.

También se verán el último encuentro romántico entre Ethan Hawke y Julie Delpy, en el Before Midnight de Richard Linklater, quince años después de su Antes del amanecer, así como Nigth train to Lisbon, de Bille August y con Jeremy Irons.

La segunda sección del festival, Panorama traerá a Berlín a Scarlett Johansson y Julianne Moore, al frente de Don Jon’s Addiction, y a Sharon Stone, con Lovelace, de Rob Epstein y Jeffrey Friedman.

En esa sección se proyectará la última película de Isabel Coixet, Ayer no termina nunca, con Javier Cámara y Candela Peña y nueva aportación a la Berlinale de la directora.

(Fuente: Yahoo)

Comentarios

comentarios

Comments are closed.