Funcinema

Historias que sólo existen al ser recordadas

Título original: Historias que so existem quando lembradas
Origen: Brasil-Argentina-Francia
Dirección: Júlia Murat
Guión: Maria Clara Escobar, Júlia Murat, Felipe Sholl
Intérpretes: Lisa Fávero, Sonia Guedes, Ricardo Merkin, Luiz Serra
Fotografía: Lucio Bonelli
Montaje: Marina Meliande
Música: Lucas Marcier
Duración: 98 minutos
Año: 2011


8 puntos


La fotografía como clave en la memoria

Por Jesica Berman

La memoria es una de las temáticas más abordadas por el cine latinoamericano a partir de los años 60’s. En su ópera prima, Julia Murat focaliza esta problemática mediante el conflicto generacional, ubicando la acción en un pueblo del norte de Brasil, lugar que parece haber sido olvidado por el tiempo.

Con la llegada de Rita, una joven fotógrafa, la historia da un giro fundamental capturando en ese pueblo fantasma una nueva mirada -la suya- sobre el mundo y la vida.

No es casual que la fotografía sea el elemento clave de la película. Más allá de la influencia estética, este recurso es utilizado fundamentalmente como registro de la memoria. Es el elemento disparador para recordar, investigar y sobre todo no olvidar. Al capturar con sus registros fotográficos, las existencias olvidadas de los habitantes de ese pueblo, sus historias volverán a ser recordadas. Esos registros tomados por el personaje son la clave de la memoria.

Las imágenes que vemos en la película son consecuentes con esta idea. Al comienzo de la historia, las actividades rutinarias que realiza el personaje central, Madalena, se van desarrollando mediante cámara fija, planos largos, como remitiendo a una postal. Secuencias de acciones que se repiten con algunas pequeñas variaciones, un guión escaso en diálogos y ausencia de luz artificial en las escenas, son algunos de los recursos utilizados por la directora para materializar la detención del tiempo y lograr fielmente lo que la película quiere transmitir.

El mundo de Madalena es un universo de postales fijas, detenidas, que corresponden a un pasado muerto. Rita, con su llegada, quiebra la estaticidad que vemos en la historia como en las imágenes, dándoles movimiento, color y vida.

Comentarios

comentarios

Comments are closed.