Funcinema

I FESTIVAL MAR DEL PLATA JAZZ: siga, siga, siga el baile (parte II)

Por Gabriel Piquet

Nunca había escuchado al Mono Fontana. Sabía quién era, pero al no seguir la carrera de Luis Alberto Spinetta no conocía sus aportes a la música. Sé que entre otras cosas había sido músico invitado de la National Film Chamber Orchestra, el proyecto que coordina Fernando Kabusacki, en el que musicalizan clásicos del cine mudo en vivo (Metrópolis, Nosferatu, entre otras).

Viendo desde el público hacia el escenario, hay un sintetizador solo recostado sobre la derecha. Sin emitir un comentario, Fontana se sienta y comienza a tocar. Se podría decir que su set está dividido en tres partes (en realidad son temas con fragmentos enganchados). Como cinéfilo, lo primero que les digo es que hubiera sido perfecto que lo acompañaran imágenes o utilizara imágenes que acompañen su música: me imagino entonces por qué lo llamó Kabusacki a su proyecto. Trabaja con pistas grabadas, se escuchan pasos, sonidos como si fuera el osciloscopio de un submarino, cajones peruanos, voces de contestadores automáticos. Como si de una película se tratara, cada tema engancha climas que generan amor, melancolía, tensión, hasta uno que parece el preámbulo de un asesinato en una película de terror. Es todo un personaje, tiene una parquedad que se vuelve simpática, sólo agradece al Festival y anuncia su último tema que se llama Billiken: por momentos tiene pasajes tangueros. Termina con una abrupta nota sobre el piano y se va, muchos lo vitorean (calculo que son los spinettianos). Quiere salir por atrás del escenario, pero al no encontrar la salida, se vuelve a sentar toca un tema más como bis y luego sí se va. En su caso, como en el de varios directores de cine cuando se habla de las imágenes, “la música habla por sí sola”.

Sigue el Ernesto Jodos Doble Trío, una apuesta arriesgada por lo que se ve: dos bateristas, dos contrabajos y un piano. Lo primero que llama la atención es la química de los dos bateristas: se ríen, se miran, mientras toca uno los platos y el otro le pega al redoblante. Es asombroso cómo logran sacar sonidos y dan sensación de no pisarse entre un instrumento y otro. Los momentos en que Jodos recorre las teclas del piano a una velocidad increíble, los contrabajos varían entre sí las notas. Hacen un tema de Thelonious Monk, Introspección. Jodos agradece a la organización y remarca la importancia de “sacarle tiempo a sus actividades musicales para hacer este evento”. Cierran con un tema que tiene unos solos/duelo en el que Sergio Verdinelli y Luciano Ruggieri nos hacen escuchar la mayor cantidad de sonidos que se puedan sacar de una batería. Terminan y es el turno de los dos contrabajistas, Juan Bayón y Jerónimo Carmona: el primero tiene un estilo más tranquilo por así denominarlo, el segundo mete más dedos desde lo que podemos apreciar. Ambos logran una comunicación más que interesante sobre el escenario.

Inmediatamente después, Martín de la Saletta hace subir a Marcos Basso y Nicolás Passetti: los tres solos en el escenario. Llegan los aplausos y Martín agradece a todos: nombra al teatro, a la gráfica hecha por gente de otro de los mas importantes eventos que tiene la ciudad -el Trimarchi-, suben dos integrantes más de la organización (disculpen pero sólo sé el nombre de Patricia Maya), quienes fueron pilares fundamentales para la organización del evento. De la Saletta remarca “los espacios públicos estaban callados y hoy en la Plaza San Martín tanto nosotros como el Festival Hazmerreír (un festival de circo que se organiza paralelamente) hicieron que empiecen a pasar cosas”. Agradeció a todas las autoridades que los apoyaron desde la Municipalidad y dieron gracias a la gente del Teatro Colón por la predisposición para trabajar desde lo técnico y humano junto a ellos.

Inmediatamente después para cerrar el Festival, llegó el turno de Anderson Quevedo Cuarteto. La banda realizó varios temas nuevos que no están en el disco: Quevedo presentó en un buen castellano Tomar el tren y La historia de Mr Flint. Se nota en la batería y la cadencia del bajo los ritmos más cércanos a la samba y a Brasil en general. El saxo soprano de Quevedo va más para el lado de sus influencias norteamericanas. El baterista, Mauricio Caetano, toca en uno de los temas con la mano, el redoblante y los tones de la batería dándole una impronta más cercana a la percusión. Cierran el show con un tema que Quevedo compuso cuando fue invitado por Nicolás Pasetti a la Argentina en 2009. Se llama Caminho de La Plata.

Terminó el I Festival Mar del Plata Jazz. Cuando fui el primer día a buscar mi acreditación, algunos integrantes de la ONG Improvisación Colectiva en Mar del Plata me comentaban el temor a que no tuvieran respuesta del público. Por todo lo que pude ver esas dudas se tienen que haber disipado, teatros y salas llenas, jam session con gente haciendo cola afuera esperando para entrar como si fuera un boliche de Alem o Constitución. Esto no salió de la nada, se viene trabajando desde hace un largo rato, se notó. Estuvieron ajustados, tanto la gente de prensa como los de sonido en la Plaza San Martín (Atu Savasta). Desde mi experiencia en festivales de cine, el armado no tiene nada que envidiarle a eventos más consolidados (inclusive, algunos tendrían que aprender algunas cosas).

El próximo gran paso es sin duda uno bien difícil, continuarlo. Lo agotador de este tipo de eventos hace que se pierdan las ganas. Por eso, sería bueno que descansen unos días y cuando la gente y los medios les empiecen a preguntar “el año que viene cuándo se hace” ya van a querer diseñar el II Festival Mar del Plata Jazz. Por último, algo que también se nota en la programación es que es un festival de música, hecho por músicos. No se especula con traer alguien solo por ganar pantalla (no digo que esté mal traer esa figura que atrae al público mainstream, pero eso llega con el tiempo), se le da preponderancia a lo que les gusta a la gente de la ICM, entonces existe el riesgo y no siempre se camina sobre lo seguro que el público mas tradicional de estos estilos pide.

Comentarios

comentarios

Comments are closed.