Funcinema

Un lugar en el calendario

Por Cristian Ariel Mangini

(@Masterzio84)

¿Escucharon sobre el Día del Gamer? La denominación un tanto caprichosa, que podría también llamarse Día del Videojuego, ha logrado una mediatización insólita y su celebración es bienvenida pero está lejos de referirse a una fecha fundamental en la historia de esta expresión. Es sabido que el día en cuestión ocurre el 29 de agosto en nuestras tierras, así como en España (donde también puede ser el 28) y México, entre otros países. La mención de España no es casual ya que su origen se remite a apenas un empujón editorial que viene de aquel país.

Sí, puede ser un tanto decepcionante, pero la única razón por la que se celebra este día es por el impulso de revistas legendarias del gaming como PlayManía, Hobby Consolas y PC Manía. ¿Quién no ha crecido con estas revistas reposando en su mesa de luz, leyendo guías inagotables, novedades y reseñas? Es cierto su impacto, pero la arbitrariedad de su creación por un empujón publicitario y editorial es un poco decepcionante. Entre las efemérides un día como el 18 de octubre de 1958, cuando se creó el mítico Tennis for Two del físico estadounidense William Higinbotham; el mes de septiembre de 1972, cuando fue lanzada al mercado la primera consola, la Magnavox Oddysey; o incluso, por su relevancia histórica innegable, el 29 de noviembre de 1972 por el lanzamiento del famoso Pong de Atari, son fechas mucho más relevantes que merecen aludir a la creación del Día del Videojuego.

La fecha está instalada y es la oportunidad de negocios que difunden promociones para la compra de consolas o títulos y es difícil que sea desplazada. Sin embargo el asunto no es global. En Estados Unidos el día del National Videogames Day es el 12 de septiembre. Está lejos de estar emparentado a la creación de la primera consola y es apenas una mención empujada por distintas cadenas que, en muchos casos, son ajenas al videojuego, como cierta marca de hamburguesas patrocinada por un payaso o los Chuck E. Cheese desconocidos por nuestras tierras.

Lejos de ser una queja, la idea de esta nota es reflexionar sobre el medio y su alcance, poniendo el ojo en la superficialidad del boom publicitario (pero si, por supuesto, es lo que vende), que quita al videojuego el marco para conocer sus orígenes, lejos de la millonésima edición del Assassin’s Creed o Final Fantasy.


Si disfrutás los contenidos de Funcinema, nos gustaría tu colaboración con un Cafecito para sostener este espacio de periodismo independiente:
Invitame un café en cafecito.app

Comentarios

comentarios

Comments are closed.