Funcinema

Recapitulación de She-Hulk: Is this not real magic?

Por Patricio Beltrami

(@Pato_Beltrami)

NdR: Este artículo contiene spoilers.

El cuarto episodio de She-Hulk: Defensora de héroes por fin combina los dos subgéneros que caracterizan a la propuesta: sitcom de abogados y acción de superhéroes. Si bien esta mezcla funciona, nuevamente las subtramas resultan desparejas. Mientras que el caso de la semana es ridículo, desopilante y desemboca en una secuencia sobrenatural lograda, el abordaje de la fallida vida romántica y sexual de la protagonista oscila entre buenos pasajes de comedia y, más allá de la autoconsciencia de la serie, lugares comunes y resoluciones predecibles. Dirigido por Kat Coiro y escrito por Melissa Hunter, Is this not real magic? indaga en el vacío legal que existe acerca de la magia. Haciendo uso indebido de las artes místicas, el mago Donny Blaze (Rhys Coiro) envía a Madisynn (Patty Guggenheim) hacia una dimensión parecida al infierno. Segundos después, la extravagante mujer cae en el sillón de Wong (Benedict Wong), quien ya tenía conocimiento de las acciones de Blaze, pero esta vez la gota rebalsa el vaso: Madisynn le spoilea un capítulo de Los Soprano y Wong decide demandar al ilusionista. La presentación de Jennifer Walters (Tatiana Maslany) incluye un chiste sobre cómo la popularidad de Wong sirve para evitar críticas en Twitter (no solo funciona a nivel meta, sino que también Marvel Studios demuestra que puede predecir las reacciones del público objetivo y detractores con meses de anticipación). A pesar de la falta de aspectos legales que rigen las actividades de los hechiceros expulsados de Kamar-Taj, She-Hulk se compromete en el caso trabajando día, noche y fines de semana. Ante la ausencia de vida social y por pedido de Nikki (Ginger Gonzaga), Jennifer crea una cuenta en una aplicación de citas, aunque los resultados son decepcionantes y no logra nada más que una cita olvidable. Desde ese momento, el capítulo se divide en dos subtramas. Claramente, el caso Wong vs. Blaze funciona muchísimo mejor, ya que el mago aficionado no exhibe culpas por abusar de las artes místicas, sino que junto a su representante y su abogado, ambos magos amateurs, se vanaglorian por este efímero éxito frente a la furia de Wong y a la frustración de She-Hulk. Ante ello, la letrada recurre a Madisynn, la nueva mejor amiga del Hechicero Supremo, para tratar de salvar el caso, pero su testimonio, entre incoherencias y aspectos sobrenaturales, termina desacreditándola. En tanto, Jennifer se resigna y abre una cuenta en la aplicación de citas como She-Hulk y, de repente, comienza a recibir match de decenas de hombres. Entre cortejantes extravagantes y freaks, la heroína conoce a Arthur, un apuesto médico del que se enamora al instante. Pero mientras She-Hulk disfruta su cita en su hogar, el show de Donny Blaze se descontrola luego de que su función se llena de demonios voladores provenientes de otra dimensión. Ante ello, el mago recurre a Wong, quien a su vez interrumpe la cita de She-Hulk para que lo ayude a frenar la invasión. Esta escena no solo demuestra una combinación dinámica y bien ejecutada de la magia de Wong y la súper fuerza de la heroína ante monstruos inmortales que crecen ante los golpes, sino que también se permiten pasajes de humor frente al avergonzado Blaze y su representante. Luego de cumplir la misión, She-Hulk vuelve a su hogar para pasar una noche de pasión, pero el encanto se rompe a la mañana por partida triple. Convertida en Jennifer, Arthur la rechaza y, luego, se entera de que Titania (Jameela Jamil) fue absuelta y que su enemiga había patentado la marca She-Hulk y, por eso, la denuncia por uso indebido del nombre. La escena postcréditos muestra cómo Madisynn y Wong afianzan su amistad, afirmando que la dinámica entre ambos fue uno de los aspectos más logrados del capítulo. Menos efectivo que su antecesor, Is this not real magic? tiene el mismo problema: una historia central fuerte combinada con una subtrama deslucida y previsible, provocando que lo mejor del relato de la protagonista se desarrolle en base al invitado de la semana. Y aunque la comedia y la autoconsciencia funcionan, la serie aún no va más allá de una correcta ejecución entre la sitcom de abogados y la acción.


Si disfrutás los contenidos de Funcinema, nos gustaría tu colaboración con un Cafecito para sostener este espacio de periodismo independiente:
Invitame un café en cafecito.app

Comentarios

comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.