Funcinema

La música de los corredores del tiempo

Por Cristian Ariel Mangini

(@Masterzio84)

Hacerse un nombre dentro de la industria del videojuego, específicamente dentro del apartado musical, es una tarea titánica y uno de aquellos nombres que ha marcado algunas de las composiciones más emocionantes y atmosféricas ha sido Yasunori Mitsuda. Si alguien piensa inmediatamente en un juego como Chrono Trigger (1995, Square) recuerda inmediatamente a uno de los mejores RPG’s de la historia y su banda sonora es uno de los motivos. Compartida con otros maestros de mayor trayectoria como Nobuo Uematsu, Mitsuda logró con su primer trabajo ganar el reconocimiento que literalmente se ganó con sudor y lágrimas. Aquí haremos un breve recorrido por su amplia carrera musical intentando cubrir a una de las figuras más celebradas de la industria.

Mitsuda nació el 21 de enero de 1972 en Shunan, una ciudad de la Prefectura de Yamaguchi en Japón. En sus primeros años se dedicó laboriosamente al deporte, en particular el baseball y el golf, deporte con el que soñaba en profesionalizarse. La música aún no ocupaba un lugar especial en su vida, a pesar de haber recibido clases de piano desde su adolescencia. El momento de inspiración que lo volcaría a especializarse llegó de la mano de tres bandas sonoras: La primera es la de Vangelis para Blade Runner (1982, Ridley Scott), la segunda el trabajo de Henry Mancini para La pantera rosa (1963, Blake Edwards) y la tercera Il Ferroviere (1956, Pietro Germi),  influencias notorias que pueden oírse en algunos de sus trabajos. Con el objetivo en mente de ser un compositor se dirigió a Tokio, en una jugada arriesgada que probaría su interés por aparecer en el radar de las grandes compañías situadas en la capital nipona. A pesar de su dedicación, sus mentores no lo vieron capacitado para integrarse en el trabajo de las bandas sonoras cinematográficas y le sugirieron probar suerte en el campo de los videojuegos. Fue así como aplicó a una solicitud de la compañía Squaresoft.

A pesar de una entrevista desastrosa donde admitió a Nobuo Uematsu (legendario compositor de la saga Final Fantasy, entre otros títulos) no conocer su trabajo en videojuegos, Mitsuda ingresó a Squaresoft gracias a su habilidad técnica y composiciones. Sin embargo su comienzo no sería muy auspicioso, a pesar de ser un empleado dedicado que trabajó en títulos importantes como Final Fantasy V (1992, Squaresoft), Romancing Saga 2 (1993, Squaresoft) y Secret of Mana (1993, Sqauaresoft), el joven compositor aún no había tenido la posibilidad de hacer lo que más deseaba, precisamente componer. Su trabajo en estos primeros años estaba más volcado a la ingeniería de sonido. La frustración de no poder trabajar de aquello para lo que había aplicado lo llevó a darle un ultimátum al vice presidente de la compañía en ese momento: el enorme Hinorobu Sakaguchi, creador de Final Fantasy. Si no le daba la posibilidad de componer música para algún título renunciaría. Luego de algunas discusiones, Mitsuda fue asignado al próximo proyecto de Squaresoft junto a Enix cuando Koichi Sugiyama, legendario compositor de la saga Dragon Quest, decidió no ser parte por contar con demasiado trabajo.

Este título ambicioso era el icónico e influyente Chrono Trigger, una colaboración entre los talentos más destacados de Squaresoft y Enix con el aporte fundamental de Akira Toriyama, el creador de Dragon Ball. Obviamente la presión para conseguir el mejor resultado posible en su primer trabajo como compositor fue determinante para la calidad final: si bien el juego se destaca en cada uno de sus apartados, la banda sonora es uno de los elementos más reconocibles, con un minimalismo que atraviesa influencias celtas, del sudeste asiático y además incluye elementos de la másica clásica y electrónica. La calidad técnica contribuye con el tono emocional y melancólico que atraviesa el jugador en su viaje, en particular por temas como To far away times, Wind scene, Memories of green, Crono’s theme (con uno de los leitmotivs mejor utilizados a lo largo de un juego), Frog’s theme, Schala’s theme, Undersea Palace y la épica Battle with Magus. Su debut demuestra la enorme versatilidad de Mitsuda y el foco puesto en amplificar la experiencia del jugador: un tema como To faraway times (hacia tiempos lejanos, en inglés) da un epílogo memorable donde resuenan las melodías más importantes del juego.

Este fue el puntapié inicial, pero la trayectoria de Mitsuda estuvo lejos de menguar. Al contrario, más allá de sus numerosas contribuciones posteriormente entregó la celebrada banda sonora de Xenogears (1998, Squaresoft), donde profundiza en sus influencias celtas y místicas que son acordes a la trama del juego y luego su mejor trabajo, la increíble banda sonora del Chrono Cross (1999, Square). Aquí pueden apreciarse algunos de los temas más climáticos de la historia del videojuego, sumiéndonos en la trama desde la apertura de Scars of time, pasando por la dramática Burning orphanage o la triste Girl who stole the stars. Aquí Mitsuda hace gala de ritmos africanos, celtas, sudamericanos, orientales… El gran juego de Square no estuvo a la altura de la primera parte, pero su banda sonora es un trabajo arduo que llevó al compositor al colapso -algo que también le sucedió con Chrono Trigger, llegando a tener úlceras- y no ha sido superada hasta el día de hoy. Pocas bandas sonoras de videojuegos están en el podio de Chrono Cross.

Por fuera de los trabajos que hemos destacado, Mitsuda continuó su carrera como freelance, alejándose de Square y aventurándose en juegos que no son RPG’s, como el Inazuma Eleven (2008, Level-5) o el Bomberman 64: the second attack! (1997, Hudson Soft), demostrando sus virtudes musicales para juegos de acción o deportivos. Como freelance también participo de algunos títulos de SquareEnix como Final Fantasy XV, del 2016. Para que escuchen un poco aquí dejo uno de sus trabajos más memorables con los arreglos orquestales de Malcolm Robinson.


Si disfrutás los contenidos de Funcinema, nos gustaría tu colaboración con un Cafecito para sostener este espacio de periodismo independiente:
Invitame un café en cafecito.app

Comentarios

comentarios

Comments are closed.