Funcinema

El ejército de los ladrones

Título original: Army of thieves
Origen: EE.UU. / Alemania
Dirección: Matthias Schweighöfer
Guión: Shay Hatten
Intérpretes: Matthias Schweighöfer, Nathalie Emmanuel, Ruby O. Fee, Stuart Martin, Guz Khan, Jonathan Cohen, Noémie Nakai, Christian Steyer, Dan Bradford, Trent Garrett, Barbara Meier
Fotografía: Bernhard Jasper
Montaje: Alexander Berner
Música: Steve Mazzaro, Hans Zimmer
Duración: 127 minutos
Año: 2021


5 puntos


EL GRAN ROBO MÁS PEQUEÑO DE TODOS

Por Rodrigo Seijas

(@rodma28)

El poderío de Netflix -y sus ambiciones, y su omnipotencia- es tan grande a esta altura, que le permite inventar franquicias casi de la nada, confiando en el nivel de penetración de sus algoritmos y su propia estructura de streaming. Todo construido alrededor de El ejército de los muertos -una película apenas aceptable- es un buen ejemplo: ya antes de estrenarse se estaba planeando una secuela y su lanzamiento fue acompañado por el anuncio de una serie animé (que llegará el año que viene) y de un spinoff que es más bien una precuela. Eso último es El ejército de los ladrones, que solo se conecta con el film original a partir de un personaje y un par de referencias puntuales a un brote zombie.

La conexión se da a través de Dieter (Matthias Schweighöfer, quien también dirige el film), el experto en cajas fuertes de El ejército de los muertos, a quien vemos aquí como un opaco empleado bancario, con una rutina extremadamente intrascendente y aburrida. En sus ratos libres, Dieter publica en YouTube videos sobre historias vinculadas a cajas fuertes que nadie ve, como para terminar de convencerse de que lo que hace no le importa a nadie. Hasta que, súbitamente alguien ve el video: ese alguien es Gwendoline (Nathalie Emmanuel), quien le envía una particular invitación y lo termina integrando a su banda para un robo, o más bien, una serie de robos. El objetivo es penetrar en tres legendarias cajas fuertes que tuvieron un mismo fabricante y una trágica historia atrás, con apenas días de diferencia entre cada golpe. En el medio, para concretar la hazaña, deberán eludir a las fuerzas de la ley, encabezadas por Delacroix (Jonathan Coen), un obsesivo agente de la Interpol que tiene una cuenta pendiente con Gwendoline y su gente.

En verdad, lo que busca contar en el fondo El ejército de los ladrones es el vínculo progresivamente romántico entre el tímido Dieter y la avasallante -pero también insegura- Gwendoline, lo cual es totalmente válido, aunque requeriría de una estructura sólida que respalde la historia. Porque lo cierto es que -haciendo un paralelismo un tanto antojadizo-, si Dieter parece haber nacido para descifrar las combinaciones de las cajas fuertes, el relato que protagoniza nunca encuentra la combinación apropiada para llevar adelante sus conflictos. Es que, al fin y al cabo, lo que debería impulsar al andamiaje narrativo es el vértigo de la planificación y ejecución de los robos, las persecuciones, las dinámicas y tensiones en el grupo de criminales, con el romanticismo como hilo temático subyacente. Pero al film le cuesta diseñar personajes secundarios o antagonistas que vayan más allá del estereotipo exacerbado; pone a los protagonistas a expresar sus sentimientos solo mediante diálogos cada vez más remarcados; y entra en numerosas repeticiones al momento de querer construir suspenso, por lo que finalmente va en contra de sus propios propósitos.

En consecuencia, a pesar de su despliegue de eventos y locaciones para sustentar sus ambiciones, El ejército de los ladrones no puede evitar lucir como una película pequeña y limitada, donde las tensiones son mínimas y lo que se pone en juego no parece ser tan relevante. Si bien es cierto que Dieter y Gwendoline terminan desarrollando un vínculo atractivo, la historia trágica alrededor de las cajas fuertes a robar tiene cierta potencia y hay algunas secuencias de acción pasables, la sensación que prevalece es la de una medianía absoluta. En eso, estamos ciertamente ante una película muy Netflix.


Si disfrutás los contenidos de Funcinema, nos gustaría tu colaboración con un Cafecito para sostener este espacio de periodismo independiente:
Invitame un café en cafecito.app

Comentarios

comentarios

Comments are closed.