Funcinema

Everybody wants some!!

Título original: Idem
Origen: EE.UU.
Dirección: Richard Linklater
Guión: Richard Linklater
Intérpretes: Blake Jenner, Juston Street, Ryan Guzman, Tyler Hoechlin, Wyatt Russell, Glen Powell, Temple Baker, J. Quinton Johnson, Will Brittain, Courtney Tailor, Taylor Murphy, Christina Burdette, Zoey Deutch
Fotografía: Shane F. Kelly
Montaje: Sandra Adair
Dirección de arte: Rodney Becker
Duración: 117 minutos
Año: 2019


9 puntos


PARA VOS LO MEJOR ES LA LIBERTAD

Por Mex Faliero

(@mexfaliero)

Tuve una semana Richard Linklater. Porque el reciente estreno de la discreta ¿Dónde estás, Bernadette? me llevó a la necesidad de ver Rebeldes y confundidos y recuperar al mejor Linklater, ese que construía personajes adorables y los hacía hablar con un oído único dentro del cine norteamericano. Un Linklater que creía un poco perdido, pero que en verdad se me había perdido solamente a mí porque no había visto Everybody wants some!!, secuela espiritual de aquella de los 90’s y una de las mejores películas del director: otra comedia vital y enérgica sobre la juventud, sobre charlar, hacer amigos, vivir el presente y soñar con el futuro (como le sucede al protagonista en el magnífico último plano). Y otra película que aprovecha muy bien los rostros de intérpretes ignotos para volvernos más cómplices con sus personajes.

Linklater presentó Everybody wants some!! en su momento como una suerte de secuela espiritual de Boyhood, porque el personaje principal arrancaba en el lugar donde había quedado aquel: en el ingreso a la universidad y ante la promesa de un mundo nuevo. Sin embargo, los lazos son más evidentes con Rebeldes y confundidos, porque comparten hasta una estructura narrativa y hasta cierta estrechez temporal: si en aquella los personajes iban desde el timbre del último día de clases hasta el amanecer del día siguiente, aquí se cuenta desde la llegada de un nuevo integrante al equipo universitario de béisbol hasta el primer día de clases. La diferencia es, si se quiere, generacional, ya que en Rebeldes y confundidos había chicos del secundario y de la universidad y aquí el ambiente es exclusivamente universitario, y la época son los primeros años de la década de 1980, con la música disco estallando por todos lados y las discos como espacios fundamentales para socializar. Everybody wants some!! tiene una mirada genérica más unilateral, por cuanto son los personajes masculinos, sus códigos y rituales los que toman protagonismo, y las mujeres quedan relegadas a un segundo plano, importante, clave para el accionar de los protagonistas (es por ellas que acciona en ocasiones y son ellas las que les abren las puertas de nuevos mundos), pero secundario. Hay en ese aire tetosterónico que le imprime Linklater al relato mucho de las comedias adolescentes de los 80’s, con jóvenes buscando sexo o charlando sobre sexo o simplemente perdiéndoselo: “cuando estamos solos hablamos de sexo, pero cuando estamos rodeados de chicas hablamos de béisbol” le dice uno de los personajes a sus compañeros. Linklater, como Estwood en La mula, puede filmar un culo de mujer sin por eso quedar como machista o misógino, básicamente porque sabe lo que está contando y dónde está la coherencia del relato.

Claro que hay en Everybody wants some!! una diferencia fundamental con Rebeldes y confundidos. Si en aquel film de 1993 Linklater todavía no era Linklater, la película tenía la capacidad de llevarnos a un tiempo sin la necesidad de leerlo a través de la mirada del autor. Ahora (Everybody wants some!! es de 2016) resulta casi imposible no mirar a esta película como una oda cariñosa a la juventud y a los 80’s, pero también al propio cine del director y a sus comienzos. Y si pensamos que en 2017 estrenó El reencuentro, una suerte de secuela espiritual de El último deber de Hal Ashby, sin dudas que estamos ante un Linklater que se piensa no sólo a sí mismo, sino también al cine que le gusta y que lo formó. Y de ahí volvemos a ¿Dónde estás, Bernadette?, una comedia algo amarga sobre una mujer que se mira el ombligo y que busca nuevos horizontes para recupera las ganas de vivir. Y tal vez todo cierre.

Comentarios

comentarios

Comments are closed.