Funcinema

Por eso las curitas


Muy Buena


LA INFANCIA COMO MEMORIA Y NARRACIÓN

Por Rodrigo Seijas

(@funcinemamdq)

La infancia no es solo un período de nuestras vidas. Es también una entidad, un conjunto de imaginarios, una institución incluso, que termina siendo decisiva en nuestra construcción como personas, hasta en variables de las que no tenemos plena consciencia. A medida que pasa el tiempo, su edificación se da, inevitablemente, a través de la memoria, que es –como decía Borges- una forma de olvido. Nosotros elegimos qué recordar y qué olvidar, y a partir de ese recorte es que surge nuestra identidad. Todo esto se puede percibir de manera cabal en Por eso las curitas, obra productivamente autorreferencial de la actriz, directora, dramaturga y poeta Macarena Trigo.

Hay en la puesta y el despliegue escénico de Trigo un notorio entendimiento de que su infancia tiene componentes cuando menos inusuales y su mérito inicial es la no remarcación de las vicisitudes que atravesó, o más bien un acento a través del humor y la ironía. La presentación que realiza es esencialmente didáctica, como si montara una clase que hasta incluye la proyección de diversas imágenes. Allí, fluye la explicación, que progresivamente se va transformando en relato, que va desde sus orígenes españoles hasta su llegada a la Argentina.

Y este relato, desde las palabras, adquiere connotaciones llamativamente visuales y hasta kinestésicas. La memoria de Trigo –y su narrativa- generan imágenes y sensaciones palpables e ineludibles, a través de un detallado recuento de referencias culturales. Y eso le permite solidificar una sucesión de hechos que parecen meramente anecdóticos pero cuya suma constituye toda una mirada crítica (aún desde instancias de cariño) hacia instituciones como la familia o la Iglesia, o incluso la infancia misma como etapa idealizada e intocable.

El texto de Trigo –con sus pequeñas y sutiles partes donde se permite una ligera improvisación y hasta el error- apela al humor de la forma más constructiva, esa que cuestiona, incomoda y deconstruye; usándolo como trampolín para ir arribando al drama. Allí terminan de surgir emociones encontradas: dolor, nostalgia, melancolía, pérdida, hasta reproche hacia las personas ausentes. En esa suma de contradicciones, termina hallando una poética sobre el terreno de lo infantil y sus ecos y evocaciones en la adultez.

La operación estética de Por eso las curitas puede parecer simple, pero su ejecución le otorga complejidad a lo particular, interpelando las convenciones generales desde la sensibilidad y la dulzura, aún en el sarcasmo. Es casi inevitable sentirse identificado con esa pequeña Macarena que aún está presente en el rostro y las gestualidades de Trigo.


Texto: Macarena Trigo Actúa: Macarena Trigo Diseño de espacio: Sol Soto Diseño Audiovisual: Sol Soto, Dalmiro Zantleifer Ojeda Asistencia de dirección: Ariadna Mierez Producción: Brian Bozikovic, Jimena  López Colaboración artística: Francisca Ure Gráfica: Dalmiro Zantleifer Ojeda Dirección de arte: Macarena Trigo, Francisca Ure Duración: 45 minutos Sala: El Brío – Espacio de Investigación Teatral (Av. Álvarez Thomas 1582, CABA) – Domingos a las 18:00. Hasta el 6 de junio y del 18 de junio al 25 de junio.

Comentarios

comentarios

Comments are closed.