Funcinema

Cantando sobre la mesa


Muy buena


DE LA IDEA A LA AVENTURA SIN LIMITES

Por Gisele Cebrian

(@GiseleCebrian)

Cantando sobre la mesa, primera producción integral del Teatro Coliseo Podestá de La Plata, desembarcó en Mar del Plata para presentarse los miércoles de enero y febrero en el Teatro Auditórium, con entradas muy populares, y se convirtió en una de las perlitas de la temporada 2017. El espectáculo es un gran mérito del equipo actoral, los músicos y una sobresaliente dirección, pero, sobre todo, su fortaleza radica en el texto de aquel dramaturgo argentino, creador de Vivitos y coleando o Derechos torcidos, que solía decir que hablando con los pibes había aprendido todo lo que sabía de teatro. Y sobre lo aprendido, hizo escuela.

Poniendo a los niños en un lugar de espectadores curiosos y partícipes, lejano a las acostumbradas estancias de la subestimación a las que suelen invitarnos los shows infantiles, Cantando sobre la mesa, escrita por el gran Hugo Midón y bajo la dirección general de Gastón Marioni (al frente del Coliseo Podestá), apunta y acierta en la estimulación de la imaginación, el juego y la creación colectiva. La obra propone la actividad constante de la fantasía con estímulos permanentes a lo auditivo, sacando máximo provecho de la banda en vivo, y a lo visual, ya que brinda un gran atractivo en la paleta de colores desplegada en vestuario y escenografía y apela fuertemente a los recursos del humor físico.

Para quienes imaginen que van a encontrar sobre el escenario a la Cecilia “Caramelito” Carrizo animadora de televisión, Cantando sobre la mesa será un gran hallazgo, ya que se la puede ver en un rol ajustado al libro de Midón, como una de las integrantes del grupo de amigos que protagoniza los juegos de los niños de un vecindario en la víspera del Año Nuevo.

La brillante actuación de Martín Ruiz, con su imponente voz, le da carácter al personaje Fideo Fino, el cartero que enciende la chispa y lleva adelante el potencial creativo del trío que se embarca en un periplo por el cielo, la tierra y el mar, descubriendo y aprendiendo en la aventura. Y aunque los tres protagonistas saben tocar la cuerda del humor a partir del uso del cuerpo y la gestualidad, ubicado más aún en el registro del clown, Juan Manuel Besteiro es el torpe, el que arranca las carcajadas en el segundo plano, intentando resolver lo que, a simple vista, es fácil.

Completan el talentoso elenco, llenando de buenas voces y color los números musicales, Nicolás Acosta, Laura Bertonazzi, Ayelén Godoy y Nicolás Serraiti. Con el acompañamiento de la orquesta apostada detrás de la escena, bajo la dirección musical de Hernán Matorra, todos interpretan en vivo las canciones escritas por Midón y con música de Carlos Gianni -algunas viejas recordadas y queridas por todos, como Al agua pato– que pasan por la rumba, el mambo, el bolero y el rock.

Es destacable la utilización de los elementos escenográficos, donde tres mesas y algunos cilindros se convierten en casas, nave espacial, barco, tren y todo cuanto las posibilidades de la fantasía permitan cuando el único imperativo es divertirse y disfrutar.


Dramaturgia y letras de canciones: Hugo Midón . Intérpretes: Cecilia Carrizo, Martín Ruiz, Juan Manuel Besteiro, Nicolás Serraiti, Laura Bertonazzi, Ayelén Godoy, Nicolás Acosta . Vestuario: María Cristina Di Bartolo . Iluminación: Soledad Lombardo . Escenografía: Martina Urruty . Música: Carlos Gianni . Músicos: Joaquín Blas Pérez, Juan Sleigh, Eugenio Masa, Hernán Matorra . Dirección musical: Hernán Matorra . Coreografía y dirección general: Gastón Marioni . Sala: Astor Piazzolla del Teatro Auditorium (Boulevard Marítimo 2280) – Miércoles 8, 15 y 22 de febrero, a las 20:30 .

Comentarios

comentarios

Comments are closed.