Funcinema

Top 5 Superhéroes: 1ª – El caballero de la noche (2008)


dark2


El héroe que nos merecemos

Por Rodrigo Seijas

(@fancinemamdq)

En el momento de su arribo, Batman: el caballero de la noche fue toda una sorpresa, a varios niveles. No sólo porque fue un éxito gigantesco, concebido en buena medida desde una campaña de marketing ejemplar, que fue creando una expectativa creciente a partir de teaser, trailers y pósters perfectamente diseñados; sino también porque representó el film más libre y pasional de un cineasta usualmente frío y calculador como es Christopher Nolan, quien supo redoblar la apuesta de una introducción apenas correcta como era Batman inicia, para entregar un film que constituía una absoluta renovación.

Aún hoy, ocho años después de su estreno, Batman: el caballero de la noche sigue siendo una película nueva, o que se renueva con cada visión. Es decir, estamos ante un clásico, que en toda su construcción narrativa y estética parece eludir la mayoría de los esquematismos del cine de superhéroes. Nolan y sus coguionistas Jonathan Nolan y David S. Goyer construyen un policial seco y duro, que se alimenta de las mejores variables de cineastas como William Friedkin y Michael Mann, donde antes que nada, los personajes se definen éticamente por su profesionalismo. Y a partir de ahí, lo que se hilvana es un relato donde la regla principal es la imprevisibilidad, los giros permanentes, de la mano de ese sociópata que es el Joker, un personaje estupendo, de múltiples capas -y al que Heath Ledger compone con una voracidad llamativa, como si quisiera devorarse no sólo a la película, sino al cine entero-, que funciona como disparador para una enorme cantidad de tramas y subtramas, tópicos e interrogantes.

Porque lo que vamos viendo son una serie de reflexiones sobre cómo el caos y el azar condicionan y ponen en crisis las estructuras socio-políticas; los ciudadanos se componen inevitablemente de ambigüedades morales; la justicia por mano propia puede adquirir carácter institucional; y el miedo y el horror frente a la otredad ponen en jaque los valores de una sociedad. El que va permitiendo que todo este entramado de relaciones vaya desenvolviéndose es el Joker, de la mano de su voluntad permanente por quemar todos los puentes posibles con lo racional. Batman: el caballero de la noche es sumamente reflexiva y realista, paradójicamente, desde el choque con lo normativo y la verosimilitud.

Pero Batman: el caballero de la noche es más que un policial visto con el prisma del universo de los superhéroes, y más que un film de superhéroes con la iconicidad heroica y maligna reformulada a través de lo policíaco. Hacia su final encuentra la veta justa para alimentarse del western y exponer las claves que cimentan el discurso mítico, las leyendas y las verdades a medias, que contribuyen finalmente hacia nuevas verdades históricas y leyes que nos rigen como sociedad. Respecto a eso, lo que afirma el monólogo final del comisionado Gordon -ese particular eje moral que se erige en el film, encontrando su espacio un poco afuera y un poco dentro de los acontecimientos- respecto a Batman es totalmente cierto y hasta va más allá: el caballero oscuro es el héroe que necesita Gótica, pero también el que necesitamos nosotros, espectadores. Lo necesitamos porque en su enfrentamiento con el Joker nos dice algo de nosotros mismos, de cómo nuestras concepciones sobre el mundo que nos rodea son puestas a prueba a cada instante a partir del cruce con una otredad que no entendemos y que muchas, demasiadas veces, no nos animamos ni queremos entender.

Desde la autorreflexión, la plena consciencia genérica y la mirada inteligente sobre el horizonte de sus espectadores, Batman: el caballero de la noche concreta una epopeya similar a la de Un tiro en la noche, que en su momento clausuró una etapa del western. El film de Nolan cierra una fase y abre otra, instituyéndose como un paradigma ineludible. Después de Batman: el caballero de la noche, nada sería (ni podría ser) lo mismo.

Comentarios

comentarios

1 comment for “Top 5 Superhéroes: 1ª – El caballero de la noche (2008)