Funcinema

24 líneas por segundo: el vapor de nuestro tiempo

Por Mex Faliero

(@mexfaliero)

vapor tiempoEjemplo 1: el protagonista vive una experiencia que lo pone entre la vida y la muerte, lejos de los suyos emprende un viaje para regresar al hogar. El film que lo contiene pone en primera instancia la naturaleza, la construye como personaje, con un nivel de preciosismo visual diferenciado. Ejemplo 2: el protagonista vive una experiencia que lo pone entre la vida y la muerte, lejos de los suyos emprende un viaje para regresar al hogar. El film que lo contiene pone en primera instancia la naturaleza, la construye como personaje, con un nivel de preciosismo visual diferenciado. El ejemplo 1 fue muy maltratado por la crítica mundial, incluso por el público: la acusaron de simple y básica; el ejemplo 2 fue bastante “bientratado” por la prensa global, incluso por el público y hasta por las entidades que entregan premios y que la semana que viene le pueden hacer ganar el Oscar: la trataron de gran relato de supervivencia. Y las dos películas cuentan lo mismo, con detalles… que son los que hacen más jugoso el asunto, claro. El ejemplo 1 es Un gran dinosaurio, de Peter Sohn; el ejemplo 2 es El renacido, de Alejandro González Iñárritu. La reacción ante estas dos películas, estrenadas con diferencia de semanas, no deja de ser llamativa y pone en evidencia un vapor de época: este que está constituido por la respiración de un espectador con un regodeo en el sadismo y el exhibicionismo gratuito. Claro, usted me podrá decir que si las dos películas cuentan lo mismo, en definitiva, cuál es el problema. Me explico: buscar la originalidad en el cine es ya tarea inútil, las historias son las mismas, los conflictos también. ¿Entonces? Lo que importa es la forma en que se cuenta. Y mientras Un gran dinosaurio utiliza el viaje para hacer crecer gradualmente a su personaje, reconvirtiéndolo hacia un final preciso en cómo se recortan las emociones, El renacido usa el camino de su personaje para asestarle todo tipo de truculencias y agresiones, no hay crecimiento alguno en su criatura. En esta recepción dispar que tuvieron ambos films, no deja de ser curioso que los mismos que acusaron a Un gran dinosaurio de poner la técnica por delante del relato, se maravillan ante la fotografía de El renacido. Claramente, es el vapor de un tiempo: aquellos que bregamos por cierto clasicismo y tradición, lo hacemos a espaldas de un gusto y una definición del cine que se nos hace antojadiza, pero es la de hoy. Tal vez, nos estemos extinguiendo.

Comentarios

comentarios

2 comments for “24 líneas por segundo: el vapor de nuestro tiempo