Funcinema

Rodrigo Sabio: “el cine sin público es como una entidad fantasma”

Por Mex Faliero

(@mexfaliero)

Hace unos meses la gente de Revista Ajo me pidió un informe sobre el cine marplatense (léanlo acá), el cual terminó siendo un extenso resumen con una serie de opiniones de peso: realizadores, críticos y gestores de espacios cinematográficos dejaron su parecer sobre aquello que está ocurriendo en la ciudad. Pero ese informe, por la sumatoria de voces y por las dimensiones lógicas que debía tener el texto, acercó sólo algunas de las ideas de cada entrevistado. Nuestra intención en Fancinema es, entonces, recoger todas esas opiniones sin recortes y ofrecer un dossier con las diferentes miradas. Lo que verán, día tras día, será un cuestionario similar para cada entrevistado. Lo que importa, claro, son las opiniones que cada referente tiene para ofrecer.

-Hoy: Rodrigo Sabio, periodista especializado en cine, conductor en La Metro Mar del Plata.

rodrigo sabio-¿Existe el cine marplatense?
Creo que existe algo como eso. En algún lado siempre existió, pero obviamente que la aparición del video y los formatos digitales lo potenció. De todos modos hablar de “cine marplatense” suena un poco presuntuoso, porque en general me parece que hay muchos realizadores marplatenses pero no hay un público que consuma “cine marplatense”, entonces el cine sin público es como una entidad fantasma que nunca concreta.

-¿Qué es lo que define la figura de un cine regional -en este caso marplatense-?: ¿la aparición de más gente filmando en un mismo lugar o la presencia de símbolos culturales identitarios y comunes entre películas?
Todo lo hace. Los símbolos culturales identitarios surge después de una cantidad de películas que se hacen y de una cantidad de gente que lo hace. Pero ya digo, si bien hay un grupo de pelis de esta zona que tienen alguna cosa común, me parece que se da porque en el fondo laburan casi con el mismo grupo de actores, entre ellos se conocen, entonces comparten ciertas temáticas como una cosa lógica y natural, así como las charlas de los abogados, los médicos o los rugbiers también rondan una vecindad temática similar.

-¿Qué diferencias encuentra entre las producciones locales actuales y las que se hacían -por poner una fecha- hace una década?
De hace una década recuerdo poco, pero sí me parece que como en el cine de casi todos lados, el acabado profesional es lo más notorio. Creo que las actuaciones son medio parecidas. Por lo general duras, sin entrenamiento en pantalla, ni en los tiempos del cine. Las actuaciones siguen siendo teatrales, ya que los directores de actores todos vienen del teatro y ninguno del cine, ya que “el cine marplatense” no existía. Ahora la presencia de las cámaras digitales, donde la necesidad de puestas de luces es menor, la posibilidad de editar en tu propia laptop sin tener que consumir horas de edición en un estudio carísimo y la posibilidad del retoque digital, ha ayudado notoriamente a profesionalizarlo.

-¿Cuánto ayuda a la proliferación de realizadores la posibilidad de una tecnología al alcance de la mano? La pericia técnica, ¿lleva invariablemente a la presencia de mejores artistas?
No creo que mejores artistas. La tecnología al alcance de la mano no hace mejor al artista, pero sí que le permite jugar con el material más tiempo a un costo más razonable. Y el filmar barato permite filmar más. Esto también es parte de prueba y error. Para mí lo que falla es la falta de generar un público que consuma, entonces no hay devolución y por eso cada uno se cree Kubrick, porque se regodea en un grupo de amigos y compañeros que tienen una cierta condescendencia con el producto.

-¿Es posible hablar de un cine marplatense sin un público que acompañe estas propuestas? ¿Hay público? ¿Cómo se debería construir?
Arriba decía precisamente eso. Yo dudo de hablar de “cine marplatense” sin un público que consuma. Podemos hablar de realizadores, no de cine. Cine es la experiencia ida y vuelta. ¿Cómo se lo construye? Primero es tiempo. Segundo, sería genial que haya incentivos desde la Municipalidad organizando spots, concursos y demás. Que los cines tengan que incluir un corto de una duración no mayor a siete minutos o que los canales los tengan que poner en apertura o cierre de transmisión ayudaría. Y algún reality en pos de tener que contar algo, así como han salido programas como Desafío creativo o Entre bandas no sería malo.

-¿Parte del problema es la imposibilidad de profesionalizar las diversas actividades que involucran lo cinematográfico? ¿Hay campo de acción en la ciudad para eso?
Yo no creo que tenga que ver con el hecho de profesionalizar. Mayormente en todas partes del mundo cuando surge un nuevo cine, siempre ha sido por fuera del sistema profesional y comercial.

-¿Es posible desarrollar la idea de un cine marplatense, sin el acompañamiento de técnicos y actores que ayuden a modelar una estética?
En cuanto a fotografía falta, pero estamos más cerca. Quizás eso se puede resolver con algunos cursos pero es algo técnico que es más fácil de formar. En cambio lo actoral me parece que es el gran problema. Porque una peli necesita un director de fotografía pero puede llegar a necesitar una decena de actores. Entonces siempre el cuello de botella es la falta de actores con capacidad para actuar en cine. Y para peor, en muchos casos los actores son más conocidos e importantes que los mismos realizadores sin experiencia, entonces pueden caer en la cantinela “¿a mí me vas a venir a enseñar a actuar?”, lo cual es cierto también.

-¿Cuál cree que es la presencia del Estado comunal y si le parece que debería involucrarse más? ¿En qué aspecto sería más necesario?
Ya lo expresé más arriba. Yo creo que el Estado tendría que proponer un concurso de armar spots de Mar del Plata, los cuales primero pueden bocetarse, y a partir de que queden 4 ó 6 cortos, que el Estado los financie en su terminado, y que quizás sea mostrado en un próximo Festival.

-En lo personal, cuando ve un film local, ¿busca algo con cierto nivel de profesionalismo o prefiere profundizar en el terreno de las ideas cinematográficas, aún a costa de cierto amateurismo?
En principio lo veo con desconfianza, como diciendo “¿a ver qué es esto?”. Nunca me terminan de convencer ciento por ciento, pero en muchos casos creo que hay cosas bastante dignas. No siempre. Mayormente me resultan soporíferos o muy cuestionables. Pero sé que ese es el proceso. Tiene que haber 200 filmando para que haya 2 ó 3 que se destaquen. Mientras sigan siendo 10 ó 12 el nivel difícilmente sea bueno.

Comentarios

comentarios

Comments are closed.