Funcinema

MAR DEL PLATA 2015: en el marco de un acto de campaña, se presentó el 30° Festival de Cine

Por Mex Faliero

(@mexfaliero)

30mdpDecir que la presentación del 30° Festival Internacional de Cine de Mar del Plata estuvo mezclada con lo político sería una obviedad, porque todo acontecimiento cultural como este se edifica en torno a decisiones políticas. En realidad esta presentación estuvo teñida por lo partidario, por el intendente Gustavo Pulti y el gobernador Daniel Scioli recordándonos lo que han logrado en sus gestiones y lo que proyectan a futuro: el primero busca ser reelecto en su cargo, el segundo ser presidente de la Nación.

De cine, en verdad, se habló poco: apenas hubo espacio para que José Martínez Suárez repasara una lista de una parte del cine nacional que se verá del 30 de octubre al 7 de noviembre (la información total llegó luego por gacetilla de prensa). El escenario del Auditorio del Museo MAR era un espacio contradictorio: por un lado una pantalla gigante que quedaba relegada a los funcionarios políticos que en el margen inferior izquierdo, pequeños, resaltaban sus propias acciones.

Como acontecimiento más importante para la ciudad, hay que rescatar que la Sala Piazzolla del Teatro Auditórium finalmente será digitalizada. Era una condición técnica esperada durante mucho tiempo; que la sala mayor de la ciudad no contara con esa ventaja tecnológica era un retraso indeseable, especialmente en el marco de un festival internacional de cine que ya recibe más material digital que fílmico.

Otros detalles resultan más contradictorios: oficialmente se asegura que la 30ª edición contará con las seis salas del nuevo paseo de la vieja terminal de ómnibus (AKA: Paseo Aldrey), mientras por lo bajo se estima que se llegará con sólo dos de las seis salas que ese espacio contará en el futuro. Sea como sea, las sedes del Festival serían además las habituales del monopolio Cinemacenter (Ambassador, Paseo Diagonal y Cinema Shopping), la Sala Piazzolla, el Museo MAR que se suma en esta edición y se dice que tal vez el ex Teatro Provincial.

Un detalle que siempre se reclamó desde la ciudad (y desde estas páginas específicamente) es que el Festival de Mar del Plata tuviera históricamente su presentación oficial en Capital Federal, obviando la propia sede del encuentro. Desde ese lugar, este acto del sábado fue un adelanto positivo: el Festival de Mar del Plata en Mar del Plata. De todos modos hay que destacar algunos puntos, como por ejemplo que en verdad se trató de un anticipo y no de una presentación: porque se anunció sólo la programación nacional; el resto de las películas y secciones se conocerán recién el miércoles en Ciudad de Buenos Aires.

Y otro detalle no menor fue la presencia de un contingente bastante importante proveniente de Capital Federal, integrado por esos actores acostumbrados a aplaudir en este tipo de eventos como Juan Leyrado, Gustavo Garzón, Pablo Echarri o su esposa Nancy Duplaá, más algunos periodistas y gente del espectáculo.

Por empezar, se desconoce cuál es el sentido de los actores y actrices en el marco de la conferencia de prensa que se supone iba a ser -o debería haber sido-. Y por otro lado es interesante ver cómo, cuando el Festival se presenta en Capital Federal, no existe ni siquiera una combi que lleve a los periodistas del interior hacia Buenos Aires para ser parte de la conferencia. Es decir, el discurso de la inclusión convertido en palabras bonitas que nunca se concreta desde la acción: el porteñocentrismo sigue siendo un mal que requiere el compromiso de un cambio cultural en serio y urgente.

Por lo pronto el 30° Festival de Cine de Mar del Plata se realizará en un período político institucional singular: con las elecciones presidenciales ya realizadas y con la posibilidad o no de un ballotage futuro. Lo cierto es que habrá un cambio de gestión (más allá de la continuidad de un oficialismo) y la apuesta de Daniel Scioli es bien concreta. El Festival adquiere rasgos ineludiblemente sciolistas, presentes desde la inclusión del Museo MAR como espacio de referencia dentro del encuentro (que la presentación oficial se haya hecho ahí no es para nada un dato menor) y con la presencia de Aldrey Iglesias (su socio y amigo) con un peso mayor al que tuvo estos años: con las salas del complejo que muy probablemente lleve su nombre instalándose como lugar de exhibición.

Comentarios

comentarios

Comments are closed.