Funcinema

BERLIN 2014: Murga presentó La tercera orilla y habló del cine argentino y la crisis

murga-La argentina Celina Murga completó hoy la ronda de cineastas latinoamericanos a competición en la Berlinale con La tercera orilla, la historia de un adolescente a punto de ebullición, y defendió la vitalidad del cine argentino, con una presencia récord en esta edición del festival. «Argentina no es como otros países. Nosotros no nos hundimos por una crisis. Al contrario: convivimos con ella y emergemos», explicó la cineasta. La tercera orilla es su tercer largometraje y, al igual que otros tres films argentinos presentes en Berlín contó con el apoyo del World Cinema Fund (WCF), subvenciones del festival a jóvenes talentos. La tercera orilla encaja muy bien en la filosofía de un festival que mima las cinematografías latinoamericanas y que este año, por primera vez en décadas, incluyo dos filmes argentinos a competición. Murga se centra en un adolescente -Alian Devetac- aparentemente tranquilo, en un entorno familiar sin estridencias de su provincia natal y donde nada hace presentir que algo va a entrar en erupción, más allá de su mirada eternamente perdida. «Se trataba de no anunciar nada, dejar fluir, que fuera el espectador quien descubriera que algo anda ahí socavando al personaje», explicó Murga.

llosa-La cineasta Claudia Llosa regresó a la Berlinale, cinco años después de ganar el Oso de Oro con La teta asustada, con un film que «sigue escarbando en lo sagrado, en los mitos y en la tierra», esta vez no en su Perú natal, sino entre los hielos polares. «Nuestra relación con lo sagrado, con lo primitivo es algo que llevamos en el ADN, no es específico de uno u otro país, en uno u otro continente, sino que está presente en todas las sociedades», explicó Llosa, tras la proyección de Aloft, la producción hispano-inglesa-canadiense a competición en ese festival. Es una película «que arranca de la tierra y queda luego suspendida en el cielo, como el vuelo del halcón», añadió la directora, en alusión al ave que «casi comparte protagonismo» con el elenco «humano» del film, asimismo con gran carga mítica. Como en La teta asustada, su figura central es «una mujer fuerte, poderosa, que busca alternativas, sus propios canales de conexión, sea en el arte o en las técnicas de curación, frente a un entorno que trata de oprimirla». El peso del film recae en Jennifer Connelly, con un papel de gran dramatismo: una madre que asume en solitario a dos hijos, uno de ellos con una extraña enfermedad, en un entorno hostil, donde acabará «reencontrándose con el poder de la tierra».

(Fuente: Yahoo)

Comentarios

comentarios

Comments are closed.