Funcinema

WGT 2013: guía para el viajero gótico (segunda parte)

_MG_8774Por Julieta Paladino

(@mirellablu)

Atravesar en un viaje de seis horas en micro en Alemania de oeste a este para llegar a Leipzig. Llenar mis ojos de campos amarillos colza y verde intenso, a los costados del camino pequeños castillos en ruinas, molinos de energía eólica y autos, montones de autos de primera línea.

Ir a las ciudades del este en el país germano aún hoy implica una diferencia. Seguiremos estando en uno de los países económicamente más adelantados de Europa, donde el capitalismo, el trabajo y el consumo exacerbado son la base de la vida de todos, pero la diferencia saltará a la vista en un primer recorrido de la ciudad. Además de edificios modernos y otros antiguos, la arquitectura de Leipzig está conformada por montones de fábricas o palacios que aún hoy permanecen abandonados: como consecuencia de la caída del muro, muchos alemanes se iban al rico oeste del país para buscar trabajo. Muchos, con el tiempo, fueron ocupados y, tanto en Berlín como en la mencionada ciudad, es bastante común encontrar enteros barrios de ocupas.

Pero volvamos al relato de viaje: el micro me dejó frente a la Hauptbahnhof (estación central) de la ciudad y no tardé en conseguir ayuda para llegar al camping del Agra -¡es que buena parte de quienes viajaban en mi colectivo vestían señales evidentes de dirigirse al festival gótico!-. Así que procedí a subirme a una de las múltiples líneas de tranvías que recorren la ciudad y llegué hasta el camping. A pesar de ser el día previo al comienzo del festival, ¡mi sorpresa fue inmediata! Ya se empezaban a ver los atuendos, los preparativos, trailers, carros llenos de de latas de cerveza, banquetes asados a cualquier hora de la tarde, espejos gigantes. ¡El Wave Gotik Treffen ya empezaba a latir!

_MG_8147Para ponerme a tono, ya esa primera noche fui a una fiesta en el Agra con mis compañeros de campamento, que conocí gracias a Facebook: tres argentinos que deslumbrados por los festivales europeos hace un año decidieron quedarse, dos belgas, una suiza, una española y dos chicas de Brasil radicadas en Europa. Obviamente, en esta primera fiesta lo predominante fue el industrial: ya se podían ver algunos trajes cybergoths, cuero, color negro, mucha cerveza y bailes solitarios al compás de música de bandas como los belgas de Front 242, entre otras tantas.

El primer día del festival arrancó con un sol radiante. Desde temprano todos empezaron a prepararse para el picnic victoriano que se iba a llevar a cabo a las tres de la tarde en el König-Albert-Park, un parque soñado, lleno de árboles, lagunas, patos y mucho verde. Así que preparamos vianditas, cestos de mimbre antiguos, muchos vistieron trajes de época, de vampiros o de retrofuturismo steampunk y nos encaminamos hacia una hermosa tarde llena de fotógrafos y medios de todo el mundo que acuden al lugar sólo para captar los atuendos más bellos y originales (¡realmente admirable la resistencia dentro de semejantes trajes a pesar de la alta temperatura!).

Cuando ya tuve suficientes fotos en mi cámara, caminé doscientos metros entre el verde hasta llegar al Parkbühne, un anfiteatro al aire libre donde se iban a llevar a cabo tres recitales increíbles que venía esperando ansiosamente. Primero fue el turno de la gente de The breath of life, un grupo de Bélgica liderado desde 1989 por la vocalista Isabelle Dekeyser. A este grupo, que dio un show realmente bueno y enérgico, le siguió la norteamericana Gitane Demone, quien fue parte Christian Death y trabajó en varias oportunidades con el mítico Rozz Williams, padre del goth. Ella nos presentó su nuevo disco en un show realmente nostálgico y emotivo, con la letanía de sus voces, acompañada sólo por un excelente guitarrista. Fue mucho más tranquilo que el grupo anterior, pero tengo que admitir que no pude evitar llorar la mitad del show y no se imaginan mi emoción cuando al final pude conocerla y charlar con ella y confirmar la maravillosa persona que es. Gitane, con sus ojos profundos y grises, canta con reminiscencias de blues, y entona canciones tristes y desgarradoras que llegan hasta lo más hondo de la médula de quien la oye.

_MG_8519Para terminar la noche y que mi emoción no decaiga un instante, fue el turno de otros monstruos de la escena goth: Sex Gang Children. Este mítico grupo inglés formado en 1980, presentó en esta oportunidad un show bastante introspectivo y místico, acompañado por imágenes de fondo de la película La montaña sagrada, de mi querido director chileno Alejandro Jodorowsky.

Luego de semejante show, me encontré con otro colega argentino, Diego Lima, conductor del programa radial Garlands, quien estaba también el Leipzig por el Wave Gotik Treffen. Buscando la salida, ambos nos perdimos en los extensos parques que rodeaban el predio y cuando finalmente logramos tomar el tranvía y llegar al centro de la ciudad, nuevamente me volví a perder (esta vez sola) al tomar un tramo en dirección contraria al Agra. Así fue como me perdí el show de Faun (que quedará para otra oportunidad) y recién dos horas más tarde, luego de haber esperado bajo la lluvia y en el medio de la nada, pude llegar de nuevo al Agra agotada y lista para ir derechito a mi bolsa de dormir.

Así concluye el relato de este primer día de un festival en tierras alemanas lleno de mucho rock y goth. Pero el viaje recién empieza, quedan aún muchas bandas, fiestas y eventos para relatar.

Primera parte.

Comentarios

comentarios

2 comments for “WGT 2013: guía para el viajero gótico (segunda parte)