Funcinema

Balance 2022: Mucho ruido y pocas nueces (Parte 2)

Por Patricio Beltrami

(@Pato_Beltrami)

Uno de los movimientos más inteligentes que realizó Marvel Studios durante los últimos años había sido recobrar el control creativo sobre las producciones que llegaran a cine, televisión y streaming. Justamente, esta decisión explica el final del convenio con Netflix, la recuperación de los derechos de X-Men y sus universos asociados luego de la compra de Fox por parte de Disney y, además, la disolución de Marvel Television. En relación a esta división, solo quedaba por estrenarse un proyecto animado en 2022. Por ello, a comienzos de año Hit-Monkey llegó a Star+ en Latinoamérica (en Estados Unidos se había lanzado a fines de 2021).

Por otra parte, el Universo Marvel de Sony continúa lentamente su trayectoria, tanto que durante 2022 solo presentó un estreno. Seguramente una de las películas más flojas del año dentro del género, la historia de Morbius estuvo plagada de numerosas inconsistencias no solo para el propio Universo Sony, sino también en relación con el Universo Cinematográfico Marvel (MCU). A eso se le suma un protagonista poco atractivo, un conflicto predecible y un villano deslucido. Y mientras Sony y Marvel todavía siguen negociando la continuidad del Spider-Man de Tom Holland, el lanzamiento de Spider-Man: Across the Spiderverse se trasladó a octubre de este año.

Si bien los títulos de Marvel Studios despertaban altas expectativas por el regreso de varios de los Vengadores más importantes, las tres películas lanzadas estuvieron en línea con la irregularidad que el estudio ha arrastrado durante los últimos dos años. Prueba de ello fue que Doctor Strange y el multiverso de la locura alternó buenos pasajes de drama, acción y terror con escenas para explicar la burocracia del multiverso y de la magia negra. Igualmente, se celebra el retorno de Sam Raimi al cine de superhéroes, ya que, aún condicionado por la narrativa industrial, pudo plasmar su impronta en crudas e impactantes secuencias de horror (algo inédito para el MCU) y con una atmósfera de tensión y peligro constante.

Poco después, Thor: Amor y Trueno arribó a las salas con la intención de redoblar la apuesta en cuanto al humor desaforado que había caracterizado a Thor: Ragnarok. Más redonda que la secuela de Doctor Strange, la cuarta película de Thor ganó ímpetu a partir de su viaje de aventuras espaciales y el tono liviano que dotaba la comedia, cuestión que acertadamente alejaba a la historia de la tragedia que pesaba sobre héroes y villanos. Si bien en la comedia romántica funcionó correctamente y su interpretación fue más sólida que sus anteriores apariciones, por momentos la Jane Foster / Mighty Thor de Natalie Portman demostraba incomodidad para desempeñarse en el tono del relato. En tanto, el punto más bajo de las producciones 2022 de Marvel Studios fue Pantera Negra: Wakanda por siempre. Más allá de los problemas de producción (muerte de su protagonista, Chadwick Boseman; la reescritura del guion; grabaciones suspendidas por lesiones y escándalos vinculados a la pandemia), el resultado es casi idéntico a su antecesora: un film extenso, solemne y apático que fracasa en su búsqueda desesperada de trascender como hito cultural.

EL FUTURO, MÁS ALLÁ DE LAS SERIES

Por su parte, el rendimiento del estudio en streaming no escapa a la irregularidad y los altibajos. Junto a Peacemaker y The Sandman, Moon Knight fue la mejor serie de superhéroes del año. Introduciendo la mitología egipcia en el Universo Marvel, la producción no solo fue sólida desde la acción (mejores coreografías de la Fase 4), el intenso drama y la comedia, sino que presenta uno de los giros más arriesgados en los últimos años del género. Excepto algunas cuestiones fallidas en el último episodio, Moon Knight funciona a la perfección dentro de un delicado balance entre superhéroes, lo sobrenatural / mitológico, la tragedia personal / familiar y los problemas mentales. Párrafo aparte para las grandes interpretaciones de Oscar Isaac (literalmente se cargó la historia en sus hombros) y Ethan Hawke.

Posteriormente llegaron dos propuestas tan diferentes entre sí como fallidas en su ejecución. Por una parte, lo mejor que tuvo Ms. Marvel trascurrió en el registro de comedia adolescente, donde los personajes y conflictos se construían y resolvían a través de la acción. En tanto, la solemnidad, el drama familiar y lo discursivo a través de extensas explicaciones se apoderaron del relato en tres de los seis episodios de la serie, provocando que la historia se detuviera para poner en palabras, a veces de manera redundante y subrayada. A su vez, She-Hulk fue una apuesta interesante, mezcla de sitcom con casos judiciales y, lógicamente, superhéroes. Sin embargo, le tomó casi media temporada poner a Jennifer Walters / She-Hulk en el centro del relato, ya que hasta ese momento parecía ser solo un programa que giraba sobre los invitados especiales. Si bien el cierre fue fallido y algo atolondrado, la propuesta buscó navegar lugares poco explorados para el género, cuestión que, más allá del resultado final, es valorable.

Justamente, la incursión de nuevos formatos audiovisuales representó lo mejor del año para Marvel Studios. A mediados de 2022 llegó al streaming Yo soy Groot, una serie de cinco cortos autoconclusivos con aventuras cotidianas del miembro más joven de los Guardianes de la Galaxia. Y durante el último trimestre del año se produjo el estreno de las Presentaciones Especiales, formato que mejores resultados le trajo al estudio. En primer lugar, Hombre Lobo por la noche profundizó la exploración sobre el costado fantástico y mitológico del MCU a partir de una cacería de monstruos. En tanto, detrás de la disparatada búsqueda por el regalo perfecto, Guardianes de la Galaxia: Especial de las Fiestas redefinió el significado de la Navidad para este grupo de héroes intergalácticos. Historias redondas, conflictos claros, personajes queribles y bien desarrollados representan la clave para el éxito de un formato que se verá con mayor regularidad a futuro para solucionar uno de los grandes problemas del género: la acumulación de películas y series fallidas e intrascendentes.


Si disfrutás los contenidos de Funcinema, nos gustaría tu colaboración con un Cafecito para sostener este espacio de periodismo independiente:
Invitame un café en cafecito.app

Comentarios

comentarios

Comments are closed.