Funcinema

Quiero que vuelvas

Título original: I Want You Back
Origen: EE.UU.
Dirección: Jason Orley
Guión: Isaac Aptaker, Elizabeth Berger
Intérpretes: Charlie Day, Jenny Slate, Isabel May, Scott Eastwood, Manny Jacinto, Clark Backo, Gina Rodriguez, Jami Gertz, Dylan Gelula, Quinn Cooke, Luke David Blumm, Jordan Carlos, Giselle Torres
Fotografía: Brian Burgoyne
Montaje: Jonathan Schwartz
Música: Siddhartha Khosla
Duración: 116 minutos
Año: 2022
Plataforma: Amazon Prime Video


6 puntos


DOS A LA DERIVA

Por Mex Faliero

(@mexfaliero)

La premisa no es nada novedosa. Peter (Charlie Day) y Anna (Jenny Slate) acaban de ser abandonados por sus respectivas parejas, se conocen de manera algo azarosa y organizan un pacto: van a acercase al ex del otro para convencerlos de que vuelvan. Lo que pasa a partir de ahí tampoco es demasiado novedoso: de a poco Peter y Anna irán descubriendo que tienen bastante en común y algo parecido al amor surgirá entre ellos. Todo esto lo sabemos antes de ver la película, pero el acierto del director Jason Orley está dado en que él también sabe que nosotros sabemos (o que al menos lo sospechamos). Por lo tanto, Quiero que vuelvas avanza más allá del mínimo suspenso que se puede generar en esta historia  e intenta indagar en el patetismo de los protagonistas o, para ser más generales, de la gente sola a su pesar.

Al igual que Judd Apatow o Nicholas Stoller, Orley intenta tomar a la comedia romántica y adosarle una mirada contemporánea. Incorpora lo escatológico y lo sexual, y mira de reojo el conflicto generacional de personajes que aun en la adultez todavía no encontraron su rumbo. El problema es que el guion no ofrece situaciones demasiado originales y su apelación al chiste físico resulta cuanto menos perezosa. Si la película se sostiene durante un buen rato es gracias al encanto de Day y Slate, dos intérpretes que tienen tanto el timing para la comedia como el desparpajo suficiente para mostrarse en su costado más decadente. Y un poco son eso Pete y Anna cuando se ponen a jugar el juego de seducción para atraer a sus ex, dos almas en pena que dan algo de pena.

Por eso cuando la comedia le cede lugar a lo romántico, Quiero que vuelvas funciona mucho mejor. No solo porque sus protagonistas tienen química y uno se cree lo que les va pasando, sino porque además se nota que las situaciones son menos forzadas y que fluyen coherentemente. A diferencia de muchas otras películas en este estilo, los giros del final surgen como algo necesario, como el paso que los personajes tienen que dar sí o sí para alcanzar el objetivo que buscaban sin querer. Al igual que sus personajes, Orley va inspeccionando y buscando opciones, hasta que encuentra el mejor destino (incluso merodea desde la puesta en escena aspectos del cine indie, como en toda la secuencia del cine). Podría ser mucho mejor de lo que es, pero también es cierto que resulta más honesta que la mayoría del cine que se estrena por estos tiempos.


Si disfrutás los contenidos de Funcinema, nos gustaría tu colaboración con un Cafecito para sostener este espacio de periodismo independiente:
Invitame un café en cafecito.app

Comentarios

comentarios

Comments are closed.