Funcinema

De tal padre

Título original: Life of the party
Origen: EE.UU. 
Dirección: Lauren Miller Rogen
Guión: Lauren Miller Rogen 
Intérpretes: Kristen Bell, Kelsey Grammer, Danielle Davenport, Wynter Kullman, Brett Gelman, Jon Foster, Elisabeth Ness, Brian McCarthy, Keilly McQuail, Jen Zaborowski, Brittany Ross, Marco Naggar, Paul W. Downs, Mary Looram, Anthony Laciura, Blaire Laciura, Leonard Ouzts, Seth Rogen, Amber Hodgkiss, Lenny Jacobson
Fotografía: Seamus Tierney 
Montaje: Mollie Goldstein
Música: Roger Neill 
Duración: 98 minutos
Año: 2018


6 puntos


LA RECONSTRUCCIÓN

Por Rodrigo Seijas

(@funcinemamdq)

Para su debut en la dirección, la actriz y guionista Lauren Miller Rogen hace una apuesta arriesgada: entrega una comedia dramática donde el componente correspondiente al drama termina pesando mucho más de lo que podría esperarse a priori. Esa decisión tuvo sus costos: De tal padre –producción original de Netflix- fue vapuleada un tanto excesivamente por la crítica estadounidense, y en las reseñas publicadas pueden notarse unos cuantos malentendidos y hasta cierta innecesaria subestimación para con la película.

No es que el film carezca de defectos. De hecho, De tal padre es sumamente despareja y hasta podría decirse que es un constante subibaja. A Miller Rogen le cuesta establecer apropiadamente el conflicto, centrado en una ascendente ejecutiva publicitaria (Kristen Bell), que es totalmente adicta al trabajo y que luego de ser dejada en el altar, emprende el que iba a ser su viaje de luna de miel con su padre (Kelsey Grammer), con quien no tenía contacto desde hace décadas. En la media hora inicial, el film evidencia unos cuantos problemas de montaje, varios giros arbitrarios –la forma en que padre e hija terminan compartiendo habitación en un crucero es particularmente antojadiza y explicada a las apuradas- y cambios abruptos en el tono, como si la narración no pudiera acomodar fluidamente sus piezas.

Pero en cuanto el film completa la presentación de los protagonistas y los secundarios que los rodean (que son básicamente sus compañeros de viaje), se permite ir encarrillando con mucha más decisión el drama, con ligeros y puntuales toques de humor. A partir de ahí, De tal padre se convierte en una road movie paterno-filial, donde el foco es la reconstrucción del lazo que busca el dúo y son claves las performances de Bell y Grammer. Claramente estamos ante una película de actores que busca permanentemente la empatía con el espectador y hay unos cuantos tramos donde ese objetivo se cumple con creces porque la química entre ambos es excelente. Sin embargo, tampoco puede subestimarse el aporte de Miller Rogen en la dirección y el guión, retomando una sensibilidad que ya estaba presente en Llámame que te atiendo, otro film donde era co-protagonista y guionista: hay varios choques, malentendidos y referencias a un pasado plagado de pérdidas, separaciones y abandonos, pero la realizadora posee la sutileza suficiente para nunca caer en el trazo grueso y confiar primariamente en lo que transmiten las miradas, silencios y diálogos puntuales.

Es cierto que hay varias secuencias un tanto torpes donde el film parece convertirse en un aviso extendido de Royal Caribbean y que toda la subtrama vinculada al personaje interpretado por Seth Rogen –marido de la directora- no se cierra de una forma consistente. Pero a cambio posee unos cuantos momentos sinceros y conmovedores que escapan con elegancia del golpe bajo. De tal padre es una película honesta en sus virtudes y defectos, sobre un padre y su hija tratando de ser honestos consigo mismos y el otro, para así poder reconstruir los pocos afectos que les quedan.

Comentarios

comentarios

Comments are closed.