Funcinema

Todo tendría sentido si no existiera la muerte


Excelente


CUANDO NO QUEDA NADA DE QUÉ AVERGONZARSE

Por Mariana Jaqueline Ramirez

(@funcinemamdq)

Todo tendría sentido si no existiera la muerte es un drama familiar que cuenta con la dramaturgia y la dirección de Mariano Tenconi Blanco, quien conforma desde el 2013 la compañía Teatro Futuro junto al músico y compositor Ian Shifres y a Carolina Castro en la producción.

En un primer vistazo, se luce un living con un estilo ochentoso, repleto de vida, con buena iluminación, colores pasteles, y paredes empapeladas de retro vintage. A medida que avanza el acontecimiento se nota una atmósfera que remite a los mundos creados por Pedro Almodóvar: el color, la música, el manejo del relato, los personajes, por mencionar algunos. Además, en Todo tendría sentido si no existiera la muerte el centro es una mujer que reside en un pequeño pueblo del interior de la provincia de Buenos Aires. Ella está en pleno sufrimiento ya que repentinamente le detectan una enfermedad que impacta a toda su familia. En consecuencia, toma una decisión que parecería tener reprimida hace algún tiempo y encuentra este momento único en su vida para concretarlo: filmar una película pornográfica. Lo que se verá a partir de la notificación de la noticia será la concreción de su última voluntad.

El elenco es íntegramente femenino, es un grupo de mujeres ováricas que están reafirmando su feminidad, cada una a su modo. Entre ellas está Lorena Vega, actriz híper talentosa que encarna a la mujer sufriente, preocupada por su profesión y por todos a su alrededor, dejando sus intereses personales a un segundo plano; su hermana (Andrea Nussembaum), una maestra jardinera de treinta y largos, solterona e insegura; la única menor de la familia es su tierna hija (Juana Rozas), una adolescente que está finalizando sus estudios secundarios y está en un estado de experimentación sexual típico para los chicos de su edad; y la dueña del cineclub del barrio que entra sin permiso quebrando la vida de todas. Este personaje es estupendamente interpretado por la talentosa e incomparable Maruja Bustamante, quien representa la locura rockera, seria, dura y divertida al mismo tiempo. Pero ellas no están solas: convocan al súper macho Gino Potente (Agustín Rittano), personaje primordial para concretar la película. Él es una ex estrella porno que ha triunfado hace unos años en el mercado de los Estados Unidos. Cual macho alfa, conquista a casi todas las mujeres de la familia con sus grandes dotes corporales y su costado sensible, hecho que causará estragos en sus vidas. Todos ellos transitan por una escenografía donde una serie de puertas -junto al increíble trabajo de la iluminación- crea numerosas escenas breves que llenan de dinamismo a toda la pieza, poniendo a prueba el trabajo en equipo del elenco.

El tema central roza los tabúes universales de los que pocos se animan a hablar y mucho menos compartir con los seres más cercanos. Esta familia en particular empieza con un proceso de transformación que causa un golpe en los sentimientos de cualquier ser humano. El asunto para las mujeres no es nada sencillo: la protagonista sabe que ya no le queda tanta vida por delante y por esa razón que se aferra (y junto a ella sus mujeres) a planificar sus últimos deseos. La docente se encarga de planificar el guión, organizar el espacio, proveer el vestuario -que dicho sea de paso es muy correcto en toda la obra- y convocar a los actores, quienes deben seguir estrictamente sus indicaciones.

Al final, es la mismísima vida la que le da el sentido a todo: a la amistad, la familia, el amor, las relaciones interpersonales, los cuerpos. Todo ese conjunto forma un único relato que está contenido en la historia que decide crear cada uno. Tan solo de eso se trata la vida.


Dramaturgia: Mariano Tenconi Blanco Actúan: Maruja Bustamante, Bruno Giganti, Andrea Nussembaum, Agustín Rittano, Juana Rozas, Lorena Vega Vestuario: Cecilia Bello Godoy, Johanna Bresque Escenografía: Oria Puppo Iluminación: Matías Sendón Musicalización: Mariano Tenconi Blanco Música original: Ian Shifres Fotografía: Sebastián Freire Diseño gráfico: Gabriel Jofré Meritorio de dirección: Ana Schimelman Asesoramiento de arte en fotografía: Mume Boskovich Asistencia de escenografía: Florencia Tutusaus Asistencia de iluminación: Sebastián Francia Asistencia de vestuario: Elisa D´agustini Asistencia de producción ejecutiva: Eugenia Tobal Asistencia de dirección: Maxi Muti Prensa: Luciana Zylberberg Producción general: Carolina Castro Coordinación de montaje: Mariana Mitre Coreografía: Jazmin Titunik Dirección: Mariano Tenconi Blanco Sala: Centro Cultural General San Martín (Sarmiento 1551, CABA) – Viernes, sábados y domingos a las 20:00. Hasta el 12 noviembre / Sala Discépolo de la Ciudad de La Plata (Calle 12, Nº 1473, La Plata): 17, 18, 24 y 25 de noviembre; 1, 2 y 9 de diciembre a las 20:00.

Comentarios

comentarios

Comments are closed.