Funcinema

The hunter’s prayer

Título original: Idem
Origen: EE.UU. / España / Alemania
Dirección: Jonathan Mostow
Guión: John Brancato, Michael Ferris, basados en la novela de Kevin Wignall
Intérpretes: Martin Compston, Tina Maskell, Eben Young, Stephanie Dooley, Odeya Rush, Lucy Jackson, Claudia Trujillo, Kate Dobson, Sam Worthington, Eudald Font, Mateo Rufino, Amy Landecker, Colin Parry
Fotografía: José David Montero
Montaje: Ken Blackwell
Música: Federico Jusid
Duración: 91 minutos
Año: 2017


6 puntos


ASESINO PROMEDIO

Por Henry Drae

(@henrydrae)

Desde El perfecto asesino, de Luc Besson, que las relaciones paternalistas entre un asesino a sueldo y una eventual acompañante/protegida adolescente resultan una fórmula irresistible. Ni siquiera importa que no se trate de monstruos carismáticos como Jean Reno o Natalie Portman quienes ocupen esos roles, sino que haya un mínimo de química entre ambos y que detrás de cámaras se ubique un director que maneje esa clase de fórmulas con un mínimo de pericia.

Así es como llega Jonathan Mostow a hacerse cargo de este directo a DVD que en otro momento hubiese visto la pantalla grande, pero hoy parece no llegar a sumar los requisitos. Y no es porque esté mal o no tenga un piso de calidad, porque más allá de que la historia sea remanida, la tensión se sostiene y tanto Sam Worthington como Odeya Rush (El dador de recuerdos) cumplen de manera creíble su performance intentando componer sus personajes evitando acentuar los lugares comunes a los que el guión los empuja una y otra vez.

La historia cuenta cómo Lucas (Worthington) marca a la joven Ella (Rush) como objetivo en momentos en que está en su escuela, pero termina ayudándola a escapar de otros asesinos que quieren terminar con ella. Sin saber su motivación primaria, la chica lo acompaña hasta que la verdad sale a la luz y debe tomar una decisión, sin dejar de escapar de sicarios cada vez más peligrosos.

Si bien es difícil encontrar un momento sorpresivo o instancia que no se vea venir en cada escena, Mostow es un narrador hábil y mantiene el entretenimiento a base de una fórmula que le ha dado resultados en una carrera en la que ha dirigido a Kurt Russell, Bruce Willis y a Arnold Schwarzenegger entre otros en películas tan regulares como la que nos ocupa. No obstante, la acción está calculada como para atrapar y sostener el ritmo. Los villanos son estereotípicos, pero igual de despreciables y hacen un buen contraste con la pareja de protagonistas. Ella necesita confirmar su confianza en Lucas pero se enfrenta con sus debilidades, entre las cuales está una potente adicción. Esto genera las necesarias rispideces e idas y vueltas para que entre los dos se pueda producir lo necesario, que insisto que tiene que ver con lo paternalista y no con lo sexual, ya que Lucas ve en su compañera a su hija en peligro y no más que eso.

Hace unos días me tocó reseñar la última de acción protagonizada por Mel Gibson, también de salida directa al formato hogareño, en la que ocurría algo similar: padre forzado a proteger a su hija y a envolverse en una huida tan violenta como sanguinaria pero con un resultado un poco más satisfactorio a nivel dramático que The hunter’s preacher. No obstante, la película de Mostow cumple con su objetivo; no se queda corta con la violencia sin llegar al exceso, no profundiza en la historia pero no deja cabos sueltos y no es un torbellino de emociones pero tampoco nos mantiene indiferentes. Cualquiera podría decir que estamos hablando de una película mediocre. Prefiero decir que estamos frente a un film promedio, que no es poco.

Comentarios

comentarios

Comments are closed.