Funcinema

El Príncipe – La venganza

Título original: The Prince
Origen: EE.UU. / Inglaterra
Dirección: Brian A Miller
Guión: Andre Fabrizio, Jeremy Passmore
Intérpretes: Jason Patric, Jessica Lowndes, Gia Mantegna, Bruce Willis, John Cusack, Don Harvey, Jesse Pruett, Didi Costine, Bonnie Somerville, Tim Fields, Johnathon Schaech, Andrea Burns, Jim Bennett
Fotografía: Yaron Levy
Montaje: Rick Shaine
Música: The Newton Brothers
Duración: 93 minutos
Año: 2014


3 puntos


TODO A DESGANO

Por Rodrigo Seijas

(@funcinemamdq)

Jason Patric es uno de los tantos ejemplos de actores que estuvieron cerca de convertirse en estrellas pero a los que no se les terminó dando eso de “en el lugar y tiempo correctos”. Su gran oportunidad pareció ser Máxima velocidad 2, pero esa secuela terminó siendo vapuleada por la crítica e ignorada por el público. El tren le pasó de largo a Patric, quien terminó condenado a una carrera plagada de papeles de reparto y protagónicos en films muy menores. Decimos esto porque él es el verdadero protagonista de El Príncipe – La venganza: por más que John Cusack y Bruce Willis tengan una mayor relevancia en el póster, sólo aparecen unos pocos minutos cada uno, lo mismo que 50 Cent.

También es necesario remarcar que la performance de Patric es a reglamento pero ciertamente efectiva y posiblemente lo mejor de este thriller de acción muy pero muy mediocre. El film de Brian A Miller se centra en Paul (Patric), quien parece ser un vulgar mecánico, hasta que se da cuenta que su hija adolescente ha desaparecido del mapa y en manos de un peligroso mafioso (50 Cent). Ahí se va revelando que Paul tiene un pasado muy oscuro como asesino, siendo prácticamente una leyenda dentro del submundo criminal -de hecho, lo llamaban “El Príncipe”-, y que frente a las circunstancias familiares en que está metido está dispuesto a desenterrar ese pasado, asesinando a todos lo que se interpongan en su camino. El problema es que hay un mafioso, Omar (Willis), que al enterarse de la vuelta de Paul al ruedo, dispone todos sus recursos en función de saldar cuentas por un antiguo y muy personal asunto que quedó sin resolver.

Si lo de Patric es a reglamento, lo de Willis, 50 Cent y Cusack (quien encarna a un antiguo compañero de aventuras de Paul) es a desgano, como si portaran un cartel que dijera “estoy acá por el cheque y nada más”. Pero lo peor es que todo en El Príncipe – La venganza va desarrollándose de forma extremadamente rutinaria, casi sin vigor. De hecho, la película tarda casi media hora en arrancar verdaderamente y cuando lo hace, no consigue eludir ningún lugar común. De hecho, el final es predecible al extremo y en vez de crear tensión, prácticamente la anula.

Hay en El Príncipe – La venganza un intento de combinar la acción con el drama familiar, pero si la primera vertiente es apenas discreta en su puesta en escena, la segunda carece de credibilidad. Lo que queda es un film aburrido, con varios nombres importantes pero una narración que no está a la altura de su propia propuesta.

Comentarios

comentarios

Comments are closed.