Funcinema

24 líneas por segundo: Aaron Eckhart, el olvidado

Por Mex Faliero

(@mexfaliero)

A veces me da por pensar de qué manera las películas se instalan el circuito de premios, y por qué ninguna entidad descubre películas por fuera de ese selecto grupo. Dudo realmente que en 2016 sólo La la land, Luz de luna, Manchester junto al mar, Hasta el último hombre o La llegada hayan sido las mejores películas del planeta entre las cientos de miles que se producen por año. Y sin embargo más o menos todas estas se repitieron del Oscar al Bafta, del Globo de Oro al sindicato del gremio que imagine. Lo mismo pasa con las actuaciones. Usted me dirá que es todo lobby, y posiblemente tenga razón. En fin, a lo que voy con todo esto es que siempre se generan situaciones de injusticia. Y en esta ocasión quiero resaltar el enorme olvido que se hizo este año con el gran Aaron Eckhart, uno de esos intérpretes sólidos del cine norteamericano siempre obviado por el Oscar. Eckhart tuvo en 2016 dos grandísimas actuaciones: por un lado como el copiloto de Tom Hanks en Sully, por el otro como el entrenador de Miles Teller en Bleed for this. Una curiosidad: ambas películas están basadas en hechos reales y los personajes corresponden al terreno de lo real. Los dos films ponen en evidencia la variedad de recursos del actor: en Sully, Eckhart se suma al plan de Clint Eastwood, de contar una historia verídica con una dosis de naturalidad poco habitual, y construye con Hanks un vínculo de amistad que se ve real en la pantalla, es una actuación sincera alejada de tics, de una amabilidad notable. En Bleed for this, por el contrario, se mete en uno de esos personajes típicamente premiables: es un tipo decadente y borracho, y se somete a un maquillaje que lo hace ver pelado. Lo importante es que en ambas películas el actor está soberbio, destacándose en Bleed for this porque es un personaje que permitiría la sobreactuación que controla con elegancia. Sin embargo, Eckhart no apareció en la consideración de ninguna entidad que entrega premios. Por eso, desde aquí, nuestro reconocimiento al gran Aaron Eckhart. No tenemos estatuillas para entregarle, sólo recomendar a nuestros lectores que lo vean -y disfruten- en ambas películas.

Comentarios

comentarios

Comments are closed.