Funcinema

Parabellum (a favor)

parabellum1Título original: Idem
Origen: Argentina / Austria / Uruguay
Dirección: Lukas Valenta Rinner
Guión: Pablo Seijo, Eva Bianco, Martin Shanly
Intérpretes: Lukas Valenta Rinner, Ana Godoy, Esteban Prado
Fotografía: Roman Kasseroller
Montaje: Ana Godoy, Javier Favot
Música: Dino Spiluttini
Duración: 2015
Año: 76 minutos


6 puntos


Sálvese quien pueda

Por Guillermo Colantonio

(@guillermocola)

parabellum2La película de Lukas Valenta Rinner tiene una primera media hora impredecible. La amenaza del fin parece desvelar a un grupo de burgueses quienes toman lecciones de supervivencia en un centro turístico ubicado en el Delta del Tigre. Es un miedo social el que los une puesto que la ciudad amaneció con saqueos. Uno de ellos, Hernán, empleado en una oficina, vive a contrapelo de cualquier signo de celeridad urbana y permanece distante a festejos, ruidos y emociones. El carácter impasible de su rostro se corresponde con la mirada minimalista y austera del director. Cuando se une al grupo de “sobrevivientes”, los movimientos y los silencios de los personajes, como las instrucciones que reciben, recrean un universo absurdo donde el humor también se genera con los encuadres utilizados.

Si la idea de clan, de logia secreta, ha sido bastante transitada en la literatura y en el cine de nuestro país, en Parabellum será un recurso para dar cuenta de una lectura social donde se salvan los que pueden pagar, movilizados por el miedo al estallido y seducidos por la posibilidad de manejar armas. Para complementar las directivas de tipo militar que aprenden y reforzar la parodia, se alternan fundidos en rojo con frases sacadas de un supuesto texto denominado Libro de los desastres.

Nuevamente asistimos a una sólida puesta en escena que recurre a lugares estéticamente seguros sin embargo, a medida que avanzan los minutos y a partir de un acontecimiento imprevisto, la película se resiente, no sólo en el tono sino en el ritmo narrativo que proponía. Es como si un imperativo categórico la obligara a correrse de un marco genérico para ceder lugar a la prolijidad formal y volverse “seria”. Entonces, el maníaco impulso por observar meticulosamente atenta contra el nihilismo simpático de la primera media hora. La última secuencia, a esta altura un forzado cierre, confirma que el horizonte de llegada es incierto, no sólo para los relegados personajes sino para la película misma.


NdR: Esta crítica fue publicada durante el Festival de Mar del Plata.

Comentarios

comentarios

3 comments for “Parabellum (a favor)